La apertura cultural en Cuba comienza por Los Rolling Stones
Share this on

La apertura cultural en Cuba comienza por Los Rolling Stones

No se trata de la primera presentación de una banda occidental de rock anglo en Cuba, pero sí puede ser la que abre definitivamente el escenario y es la muestra de que hay un cambio en la isla que comienza con una significativa apertura cultural.

Los Beatles, por ejemplo, en una época prohibidos por el régimen, fueron reivindicados recién en 2000 con la revelación de una estatua de John Lennon por parte del propio Fidel Castro, recuerda CBS News.

Las cosas han evolucionado mucho desde entonces, y a un ritmo aterrador desde el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos, apenas hace unos meses. Marzo de 2016 ha sido en esto un mes simbólico, con la primera visita de un presidente estadounidense a la isla desde la revolución, ahora con la presentación una de las bandas de rock más reconocidas de todos los tiempos y hasta un partido de béisbol entre Cuba y el club norteamericano Tampa Bay Rays.

Poco rodaje en Cuba

Humberto Menduley, divulgador del rock en la isla, aseguró en entrevista con el portal Rionegro.com.ar que el conocimiento de los Rolling Stones en la isla es “escaso”, y que se limita a alguno que otro fanático suyo.

“El conocimiento underground de la obra de Los Beatles superó con creces a lo que se sabía y supo de otras bandas más o menos influyentes (Deep Purple, Led Zeppelin, Chicago, Metallica, Iron Maiden, los mismos Stones),” comenta.

“La mayoría de su obra en desconocida entre el público general, salvo sus canciones emblemáticas como Brown sugar, I can´t get no satisfaction, Honky tonk women, Jumpin’ Jack flash…”

El rock cubano, prosigue Menduley, se ha desarrollado tímidamente por la represión, pero casi siempre se distinguó por hacer covers que daban a conocer los éxitos foráneos. Se trata de un género que en la isla ha sido proscrito bajo el argumento del “diversionismo ideológico”, pero aun así los cubanos han generado uno propio.

“Hay heavy, punk, rock sinfónico, hard rock, etc. Hay quienes componen y cantan en inglés, mientras otros lo hacen en español. Algunas agrupaciones fusionan el rock con géneros cubanos,” dice.

No obstante, no todos los cubanos viven igual la histórica visita, como tampoco han celebrado la apertura diplomática matizándola como una legitimación del régimen cubano. Alexander Domínguez, autoproclamado el roquero más viejo de Cuba, comentó desde Miami en entrevista con El Nuevo Herald que todavía tiene sus reservas sobre la censura que pueda ejercer el gobierno.

“Recuerda lo que ocurrió con el concierto de Juanes, donde al final quedó expuesto el operativo que la Seguridad del Estado había desplegado para controlar a los artistas,” comenta. También confiesa que los Stones no han sido una de sus bandas favoritas pero acepta que los iría a ver.

“Por otra parte, me parece que ir a tocar a Cuba es como ir a tocar en un velorio, ¿no te parece?”.

Un régimen musicalmente selectivo

En plenos años 70 se presentó en la isla un puñado de músicos encabezados por Billy Joel, quien según la cadena CBS contribuiría posteriormente a acelerar la caída del Comunismo de la Unión Soviética con su gira de 1987.

El portal Newshub destaca que Manic Street Preachers, de Gales, fue la primera banda occidental en tocar en el Teatro Karl Marx de La Habana en 2001. Esto hace que los Stones sean la primera banda británica en tocar allí al aire libre, y de forma gratuita.

Luego no sería sino hasta 2005 que unos estadounidenses volvieran a presentarse en la isla: la banda Audioslave, ante 70 mil personas. Exmiembros poco reconocidos de Guns N’ Roses, INXS y Thin Lizzy conformaron The Dead Daisies, que siguieron en febrero de 2015. El último en presentarse había sido Major Lazer, apenas anunciado el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos.

La de Cuba es la decimocuarta parada del Olé Tour que los británicos llevaron a cabo por poco más de mes y medio en Latinoamérica, incluyendo funciones inéditas que comenzaron en Chile, el tres de febrero, con tres funciones en Argentina, Uruguay, cuatro en tres ciudades diferentes de Brasil, Perú, siguiendo a Colombia, donde hicieron el anuncio de que terminarían en Cuba después de culminar su recorrido con un doblete en México.

Se trató de la más completa gira del cuarteto en la región después de 10 años de su última venida. A continuación se dedicarán a su exposición denominada Exhibitionism, en Londres, y seguramente grabarán un nuevo disco. De esta manera confirman lo que los latinoamericanos pudieron comprobar en estos casi dos meses: los Stones siguen rodando, insatisfechos, ahora más que nunca.

Ver también:

Colombia: Mick Jagger enjoys a typical Colombian sweet treat