La Semana Santa: fiesta de la identidad iberoamericana
Share this on

La Semana Santa: fiesta de la identidad iberoamericana

América Latina cuenta con una vasta herencia religiosa producto de la colonización, principalmente española, que todavía conserva y que florece cada año en la época de Semana Santa.

En varios países se reproducen estos rituales y celebraciones, conmemorados anualmente con devoción por todo el continente.

Hay tradiciones que son prácticamente universales entre los creyentes principalmente Católicos y Cristianos de la región; las misas, los rosarios, los viacrucis, las procesiones, peregrinaciones a templos, el Domingo de Ramos, el Sermón de las Siete Palabras, la Bendición del Agua y el Fuego, las vigilias y el ayuno entre muchas más, son costumbres ya arraigadas por estos pueblos.

Sin embargo, hay algunas otras menos conocidas, más propias e impregnadas de matices locales del lugar donde se realicen. Lee aquí algunas de ellas:

Bolivia

En Bolivia se da la curiosa costumbre conocida como Kespiyariña, que consiste en robarle a un familiar o a un vecino alguna pieza de ganado o algún fruto de su huerto.

“Es como una tradición robarle de forma lícita porque se dice que Jesucristo ha muerto y no está viendo a nadie en ese momento, no hay quien los castigue. Entonces, el día viernes por la tarde y el sábado por la mañana, mucha gente se roba ganado del vecino o tal vez entran a las chacras a robar papa y no hay demandas al respecto,” explica el sociólogo David Mendoza a FM Bolivia.

Otra de las tradiciones curiosas que se reproduce en las iglesias, de acuerdo con ese medio, es una especie de carrera entre las mujeres, que son devotas de María Magdalena, y los hombres, devotos de San Juan, quienes se ubican en cada esquina de la calle de la iglesia y compiten por llegar primero a ver a Jesús resucitado.

En Cochiyara, ubicada en la región de Oruro, artistas de varias regiones del país se ponen cita en un arenal de unos 2.500 metros cuadrados para hacer esculturas enormes que representen escenas bíblicas, indica La Prensa. Durante toda la noche del Jueves Santo se dedican a ellas, de manera que el Viernes Santo la gente acude a ver sus creaciones.

Ecuador

El ‘Arrastre de Caudas’, o ‘Reseña’, es uno de los rituales más arraigados en Ecuador. Según La Hora, se viene realizando desde 1550 y hoy día solo se realiza en Quito, los Miércoles Santos. El ritual consiste en la representación del triunfo de la cruz de Cristo sobre los pecados, la cual comienza cuando siete curas con largas túnicas negras que se arrastran encuentran a un personaje vestido de rojo intenso.

“El Arzobispo de Quito debe purificar los pecados utilizando la bandera negra marcada con una cruz roja. Primero sobre el altar y después junto a los canónigos que están tendidos sobre el piso”, relata La Hora.

“Luego gira de nuevo hacia los canónigos y golpea el asta tres veces sobre el piso. Esa es la señal de que los pecados han sido perdonados y que todo puede renacer”, concluye.

Perú

En algunos lugares celebran festividades de santos locales o la Vírgen patrona de cada sitio, como sucede en el Perú, en donde la fiesta de la Mamacha Candelaria “simboliza el sincretismo religioso en el Perú, el encuentro de dos mundos, la fusión de los cultos ancestrales y los aportes coloniales”, de acuerdo con Radio Programas del Perú. En el Puno en particular, donde se celebra esta fiesta, la Vírgen de la Candelaria representa para algunos a la Pacha Mama de los pueblos ancestrales.

Derivaciones

Algunos otros casos son derivaciones de las fiestas ya reconocidas: ‘la entrada del Chamizo’ en el Domingo de Ramos de Perú y la ‘Procesión del Silencio’ al viacrucis que se realiza en México. En Popayán, Colombia, por ejemplo, figuras adornadas especialmente para la ocasión son llevadas por los marchantes por las calles. Esas procesiones y viacrucis son muy especiales en otros lugares, donde hay personificaciones bastante crudas de la Pasión de Cristo.

En otros lugares se lleva a cabo la ‘Quema de Judas’, como en Venezuela y Chile, mientras que en Brasil se le conoce como ‘Farra de Judas’, donde un muñeco es golpeado y destruido por los feligreses, escribe Notimérica.