¿Por qué la Semana Santa cambia todos los años de fecha?
Share this on

¿Por qué la Semana Santa cambia todos los años de fecha?

Las fiestas religiosas de la Iglesia Católica se rigen en su mayoría por el calendario solar, que es el que determina las fechas tal como las conocemos.

Sin embargo, hay algunas que por la tradición que les dio origen no están ligadas a este, por lo tanto no se sujetan a una misma fecha cada año.

Esto quiere decir que mientras unas de estas son siempre la misma fecha, caiga el día que caiga, otras se mueven en fecha pero obedecen a otros patrones. En el caso de la Semana Santa, que siempre toma los Domingos de Ramos y de Resurrección y el Jueves y Viernes Santos, estos días se calculan y coinciden con el calendario lunar y determinan gran parte del calendario, por lo menos en la primera parte del año.

El Domingo de Resurrección se ubica, de esta manera, el primer domingo de luna llena después del inicio de la primavera, el cual cambia anualmente dentro del rango aproximado de la segunda mitad de marzo y la primera mitad de abril, tras el inicio de la primavera y en cuanto la luna entre en esa fase.

El portal Catholic.net explica que esto viene desde el momento en que Jesucristo celebra la última cena recordando la huida de los israelitas de Egipto, que se realizó en luna llena. Desde entonces la Pascua se convirtió para los Cristianos en la conmemoración de ese momento desde la perspectiva de la crucificción, muerte y resurrección del mesías.

Ese mismo sitio detalla que entre otras fiestas como esta que resultan trasladables están el Miércoles de Ceniza, la Ascensión del Señor, Pentecostés y la Fiesta de Cristo Rey, mientras que aquellas que son inamovibles son Navidad, la Epifanía, San Pedro y San Pablo, La Asunción de la Virgen y la de todos los santos entre otras.