Acusan a cinco universidades colombianas de timar estudiantes
Share this on

Acusan a cinco universidades colombianas de timar estudiantes

Se trata de al menos dos centros universitarios a cuyos directivos se les formularán cargos por ofrecer programas no autorizados por el ministerio de Educación de Colombia y captar miles de estudiantes bajo programas falsos sin el debido aval ni rigor pedagógico. Otras tres presuntas universidades están todavía bajo la mira de los investigadores.

La Fiscalía General de Colombia estableció que las actividades ilegales llevadas a cabo por los supuestos centros educativos habría generado un detrimento patrimonial de unos 80 mil millones de pesos (más de $25 millones).

Así mismo, informó que se les citará a audiencia de imputación de cargos a “Martín Eduardo Alvear Orozco, Xiani Piedad Ocampo Sequeda, Jorge Eliécer Paternina Monterrosa, Ana Rosalba Galvis Galvis, Jaime Villamizar Lamus y Luis Fernando Sánchez Tovar”, de la Institución Universitaria San Martín, que es el caso más grave pues llegó a afectar a 1.455 alumnos.

De la misma forma a “Elías José Villalba González, rector de la Universidad UNICJAO (Universidad Indígena e Intercultural Jacinto Ortiz), Carmen Elena García Guzmán, Luz Elena López Noriega y Anyel Milenis Morenco”. Los otros centros que se encuentran bajo vigilancia, añade la Fiscalía, son la Universidad de Cundinamarca, la Universidad del Pacífico y la Universidad Ideas.

Los cargos por los que imputarán a los responsables “incluyen falsificación de documentos, desacato a autoridades públicas, usurpación de dineros del Estado, y, lo más grave, engaño a más de mil estudiantes universitarios, ofreciéndoles una educación de mala calidad y no autorizada por el Estado”, de acuerdo con el comunicado del ente acusador.

Por el momento, esto implica que tales instituciones evidentemente no podrán seguir ofreciendo esos programas ni aceptar estudiantes, como venían haciendo durante varios años, pese a que las autoridades habían advertido irregularidades.

Educación fraudulenta y defraudada

Por si fuera poco, la ministra de Educación, Gina Parody, aceptó la última semana de marzo que la corrupción también ha afectado a la educación en la vía contraria. La jefe de esa cartera dio cifras que dan cuenta de que en ese país habría 131.710 estudiantes inexistentes matriculados, así como 5.955 profesores ‘fantasma’ inscritos en nómina.

De los maestros que sí existen, sin embargo, habría más de 30.000 que no cumplen con los requisitos para desempeñarse como tales, y casi 4.000 no tendrían siquiera un título que los acredite para ello.

Parody aseguró que los salarios de los inexistentes profesores dejarán de pagarse inmediatamente, al mismo tiempo que aseguró que los alumnos de los que no aparecieron registros no entrarán en as cifras que otorga el ministerio.