Christie’s subastará las libertadoras pistolas de Simón Bolívar
Share this on

Christie’s subastará las libertadoras pistolas de Simón Bolívar

Christie’s, la casa de subastas más famosa del mundo, anunció que el próximo 13 de abril subastará un par de pistolas de chispa avaluadas entre $1.5 millones y $2.5 millones.

Las armas, que incluyen un estuche original marcado por el armero personal de Napoleón Bonaparte en Versalles, Nicolas Noël Boutet, pertenedieron inicialmente al primer presidente de los Estados Unidos, George Washington, para luego pasar a su discípulo, el Marqués de La Fayette. Fue este quien conoció a Bolívar, a quien algunos conocían como el Washington de Sudamérica, y le obsequió los artículos, detalla el Miami Herald.

“Qué mortal podría ser alguna vez digno de los honores que [Vuestra Excelencia] y Mount Vernon consideran conveniente dispensarme” -Simón Bolívar-

Bolívar era admirador de La Fayette y éste a su vez del libertador, por lo que son manifiestas las expresiones de admiración que uno u otro emitían entre sí.

El Herald le sigue la pista a las pistolas, señalando que fueron una herencia de Bolívar a su amigo José Ignacio París junto a la hacienda hoy conocida como “Quinta de Bolívar” en la entonces conocida como ciudad de Santa Fe de Bogotá.

Según ese diario, la descendencia de París las regaló al rico anglocolombiano Enrique Grice, que luego las otorgó a la colección de William Goodwin Renwick. Luego, en los años 70, estas serían puestas en manos de un comprador anónimo sudamericano, agrega.

Christie’s no descarta recibir ofertas desde sudamérica, donde todavía reposan varios objetos que habrían sido propiedad de Bolívar, en museos o en manos de anticuarios.

Uno de los más representativos es su espada, que fue robada por el movimiento guerrillero M-19 en 1974 y luego devuelta en 1991, después de desmovilizarse. Sobre ella pesan leyendas urbanas que aseguran que el objeto devuelto no es el original, o inclusive que la guerrilla de las FARC la había vuelto a robar.

Ver también:

With El Libertador biopic, Simón Bolivar faces fresh battles