De aliado a traidor: Michel Temer, se enfrenta en contra Rousseff
Share this on

De aliado a traidor: Michel Temer, se enfrenta en contra Rousseff

Aunque el proceso de impeachment en contra de la actual presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, todavía no ha sido aprobado, el vicepresidente de la mandataria, Michel Temer, ya empezó a practicar su discurso de bienvenido.

De hecho, Rousseff ha acusado a Temer de estar totalmente involucrado en el juicio político en contra de su gobierno, un reclamo que el vicepresidente sigue negando.

El escándalo masivo provocador por el ‘Lava Jato’, revelando sobornos a políticos y empresarios usando recursos de la empresa estatal Petrobras, hizo saltar la política brasileña por los aires, aclara el diario El Tiempo

Descrito como “superencantador” pero también como “un mayordomo de película de terror”, Temer jugó un papel principal dentro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) en la coalición que llevó a Rousseff a la presidencia en 2010 y 2014, según BBC Mundo.

El PMDB, también afectado gravemente por el caso, comenzó a manobrar el barco desde el legislativo para no hundirse con el partido de Rousseff y su Partido de los Trabajadores (PT).

“Tiempos de golpe, de farsa y de traición”

Pero su aliado previo ahora pueda ser parte de la campaña para derrumbar al mandataria, “uno de los jefes de la conspiración” que, en su opinión, se gesta para recortar su mandato públicamente por medio de un juicio.

“Ahora conspiran abiertamente, a la luz del día, sin escrúpulos, para desestabilizar a una presidenta legítimamente electa”, respondió Rousseff al polémico audio. La presidenta agregó que el país vive “tiempos extraños y muy preocupantes, tiempos de golpe, de farsa y de traición”.

“Si había duda sobre el golpe, la farsa y la traición, ya no hay más. Si había alguna duda de mi denuncia de que hay un golpe en marcha, ya no queda ninguna”, añadió.

Si la Cámara brasileña aprueba el pedido de impeachment por una mayoría de dos tercios (342 diputados de un total de 513), Temer sería confirmado en el cargo si en un lapso de 180 días la Cámara alta declara a Rousseff culpable.

La crisis se produce a menos de cuatro meses del inicio de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro.

Ver también:

Impeachment contra Rousseff comienza a hacerse realidad