El infame rugbier que pateó en el rostro a un rival
Share this on

El infame rugbier que pateó en el rostro a un rival

La cobarde acción se dio en un partido entre los clubes Pucará y San Albano, de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA).

En pleno partido, el jugador Juan Masi se fue de bruces tras forcejear con un contrario, cayendo prácticamente a los pies del jugador Cipriano Martínez. Ambos habrían tenido roces durante el partido, por lo que cuando el primero se disponía a levantarse, Martínez le propinó una brutal patada en el rostro sin ningún miramiento.

Los mismos compañeros habrían reaccionado en contra del pilar de Pucará, que evidentemente fue expulsado del juego. De acuerdo con Canchallena, Masi no sufrió más que una contusión e incluso estaba consciente, aunque groggy, y no sufrió nada qué lamentar.

Sanción vitalicia

Un directivo del club, institución que desde el principio marcó distancia de la conducta de su jugador, se pronunció al respecto y dijo a Clarín que no descartan “una sanción de por vida para el jugador, porque estas son situaciones que no pueden suceder en este deporte y nunca han pasado en este club.”

El Club Pucará, repudia la conducta antideportiva ocurrida en el partido intermedia con San Albano, extendiendo las…

Posted by Club Pucará on Saturday, 2 April 2016

Desde la URBA también se plantean sanciones ejemplares, aunque el procedimiento establece que primero se atenderá la declaración del infractor.

Según Clarín, la sanción vitalicia está contemplada en el reglamento: “el Artículo 32, en su inciso 20 del Reglamento de Sanciones de la URBA, contiene en el capítulo llamado “Sanciones a personas físicas” la posibilidad de sancionar de por vida al jugador.”

El texto de dicho punto dice: “El que pateare en la cabeza: suspensión de ciento cincuenta y seis (156) semanas hasta perpetuidad”.

El medio especializado Planet Rugby asegura que la decisión de Pucará fue vitalicia. “De 99 años”, aseguran.

Pese a la aparente agresividad con la que se juega el rugby, quienes lo practican suelen tener muy clara la responsabilidad que implica poner en juego la integridad de cada uno en un juego de tanta fricción, por lo que acciones como esta son radicalmente repudiadas. Prueba de ello es que tampoco se trata de casos que se den a menudo, y que de entre todos los deportes de contacto, los rugbiers suelen ser de los atletas que más arraigado tienen el sentido de deportividad y los valores como el juego limpio.

“Antes de que el árbitro tome la decisión de expulsarlo, el capitán del equipo le dijo que se retirara del campo de juego”