Hugo Chávez financió a la izquierda española con €7 millones
Share this on

Hugo Chávez financió a la izquierda española con €7 millones

El propio presidente venezolano habría firmado un documento aprobando la financiación del Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) por esa suma de dinero.

Así consta en el “Punto de cuenta al Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, con fecha 28 de mayo de 2008”, un informe aprobado personalmente por Hugo Chávez Frías y realizado por Rafael Isea, en aquel tiempo ministro del Poder Popular para las Finanzas, cuyo contenido divulga el diario ABC.

La intención del patrocinio no se limitaba a apoyar las actividades académicas del CEPS, sino que tenía un fin mucho más profundo, de acuerdo con un aparte en particular que cita ABC:

“Esta contratación permitirá estrechar lazos y compromisos con reconocidos representantes de las escuelas de pensamiento de izquierdas, fundamentalmente anticapitalistas, que en España puedan crear consensos de fuerzas políticas y movimientos sociales, propiciando en ese país cambios políticos aún más afines al gobierno bolivariano.”

De acuerdo con El Confidencial, investigaciones ya adelantadas sobre el tema en el país ibérico habían descubierto que no solo Venezuela sino también Irán había girado recursos con el fin de financiar los supuestos estudios y asesorías.

“Podemos”

El plan pareció marchar a la perfección pues tal institución vendría luego a concebir el partido de izquierda ‘Podemos’, por medio de sus representantes políticos más prominentes como Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero, y Luis Alegre, Alberto Montero Soler y Jorge Verstrynge, mencionados en el documento según ambos diarios.

Se trata de un tema que ha tenido mayor repercusión con el cambio político que se ha venido dando en Venezuela, pues ABC señala que la Asamblea Nacional ya está dispuesta a investigar la que sería delito contra la Hacienda Pública y malversación de recursos públicos.

Buscando un acercamiento?

La aparición de este testimonio de la relación directa, manifiesta y clara de las intenciones del gobierno venezolano en España, también echa por la borda las intenciones de ‘Podemos’ de buscar un acercamiento con otros movimientos políticos y mostrarse moderados para captar más fácilmente la atención y los votos del público.

Algunos de los líderes políticos exigieron claridad y que se asumieran responsabilidades individuales en el caso. Tal como lo hizo el movimiento Ciudadanos en el Congreso de los Diputados y el mismo gobierno, en cabeza de su vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, quien resaltó, según El Confidencial, que la financiación de un país extranjero al partido ya es de por sí un delito. Además advirtió que  se investigarán con rigor las cuentas de los partidos.