‘Panama Papers’: ¿el mayor escándalo de evasión fiscal y lavado de dinero a nivel global?
Share this on

‘Panama Papers’: ¿el mayor escándalo de evasión fiscal y lavado de dinero a nivel global?

Parece que sí. Se trata de la filtración de miles, quizá millones de documentos que prueban la existencia de al menos 214 mil empresas ‘offshore’.

Las fachadas constituidas fuera del país de donde proviene el capital con el que se constituyen (generalmente paraísos fiscales), en las que figuras de todo corte y procedencia, de casi cualquier lugar del mundo, habrían buscado evadir impuestos o blanquear capitales durante casi 40 años. Todas estas habrían sido creadas por la firma de abogados Mossack Fonseca, con sede en Panamá: una compañía que se ha especializado en asesorar a todo tipo de clientes en la conformación de este tipo de sociedades bajo el máximo secretismo.

Panama Papers

Los denominados ‘Panama Papers’, o ‘Papeles de Panamá’, son el fruto del trabajo de casi 400 periodistas de más de un centenar de medios de todo el mundo, coordinados por el Consorcio Internacional de Periodistas Investigativos (ICIJ, por sus siglas en inglés) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung, de acuerdo con ese medio.

La divulgación del resultado del análisis de tal nivel de información ha causado un remezón a nivel mundial que ha puesto a temblar a figuras que van desde presidentes y denotadas figuras políticas como los mandatarios Vladimir Putin y Mauricio Macri, pasando por deportistas de élite y figuras como el mismísimo Lionel Messi y el expresidente de la Uefa Michel Platini.

Mencionan artistas y hasta dictadores o delincuentes asociados con crímenes como narcotráfico e incluso terrorismo entre otros. Todos juntos y revueltos.

“Empresas de dudosa naturaleza”

En los más de dos terabytes de información, recopilada en más de 11 millones de discos, aparecen los nombres de los clientes de la firma, entre los que se contarían 12 líderes y exlíderes mundiales, 140 políticos y funcionarios públicos de casi todo el mundo, 29 multimillonarios que aparecen en la lista de la revista Forbes de las 500 personas más ricas del mundo y 33 individuos incluidos en la lista negra de los Estados Unidos, de acuerdo con la ICIJ.

Todo esto con complicidad de “más de 500 bancos, sus filiales y sucursales”, que “han trabajado con Mossack Fonseca desde la década de 1970 para ayudar a los clientes a gestionar las empresas offshore” y quienes no habrían visto problema en facilitar la creación de las empresas de dudosa naturaleza, según los investigadores.

“El sistema ‘offshore’ se basa en una industria global en expasión de banqueros, abogados, contadores e intermediarios que trabajan juntos para proteger los secretos de sus clientes. Estos expertos del secreto usan compañías anóminmas, fideicomisos y otras entidades de papel para crear complejas estructuras que puedan ser usadas para disfrazar los orígenes del dinero sucio”

El bufé de abogados pertenece al alemán Jürgen Mossack y al panameño Ramón Fonseca, quienes por el momento se defendieron señalando que jamás han sido señalados por actividad criminal alguna en cuatro décadas de operación.

Sin embargo: alegó que “culpar a Mossack Fonseca por lo que las personas hacen con sus empresas sería como culpar a un fabricante de automóviles “si el coche fue utilizado en un robo””.

El mundo contempla todavía conmocionado y hasta ahora comienza a profundizar en este caso, cuyos horizontes e implicaciones todavía están lejos de vislumbrarse. La reacción de algunos, esperada y evidentemente la más común hasta el momento, ha sido negarlo todo, tal como habrían venido negando su riqueza.