Resuelven el misterio de Nazca, pero no son sus líneas
Share this on

Resuelven el misterio de Nazca, pero no son sus líneas

Se trata de los puquíos; estructuras excavadas en el suelo en forma espiral en puntos determinados de la desértica geografía de la región de Nazca, los cuales tenían una función clave en la manera como los antiguos moradores conseguían agua.

Sin embargo, no era claro cómo era que estos funcionaban.

Solamente mediante un análisis satelital se logró establecer que los pozos estaban interconectados y sus posiciones formaban un complejo sistema.

Rosa Lasaponara, del Instituto de Metodologías para el Análisis Medioambiental de Italia, explicó a la BBC cómo una serie de canales llevaba el agua subterránea a los lugares donde era necesaria, pero para moverla construyeron los puquíos con el fin de crear corrientes de aire que movieran el preciado líquido.

“Los puquíos eran el proyecto hidráulico más ambicioso en el área de Nazca, e hicieron que hubiera agua disponible por el año entero, no solo para agricultura e irrigación, sino también para necesidades domésticas”

La italiana resalta que resulta asombroso el nivel de organización alcanzado por esa civilización como para lograr un sistema coordinado de tal complejidad. Además resalta que el trabajo que supuso requirió un esfuerzo mancomunado igual al que demandaron las líneas de Nazca.

Prácticamente a la par de este descubrimiento, curiosamente, también se informó que recién se descubrió un nuevo geoglifo en la zona, de acuerdo con la National Geographic.

La figura tendría más de 2.000 años de antigüedad y representaría a una criatura imaginaria de lengua larga y varias patas.