Temen que exploración petrolera afecte el ‘río de los cinco colores’ en Colombia
Share this on

Temen que exploración petrolera afecte el ‘río de los cinco colores’ en Colombia

Mejor conocido como Caño Cristales, es un cuerpo de agua de poca profundidad y anchura, pero de tal pureza que se puede observar el lecho del río.

Allí, florecen diversos tipos de plantas subacuáticas que le dan su principal característica: una amplia gama de colores vivos, única en el mundo, por la que también se le conoce como el ‘río de los cinco colores’.

Además de la riqueza mineral del subsuelo, y de su importancia geológica, se trata de un lugar con enorme atractivo turístico, una de las maravillas naturales del mundo. Ahora temen que se vez amenazada debido al otorgamiento de una licencia de exploración petrolera en sus cercanías.

La licencia fue otorgada por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), que debido a la polémica debió salir a explicar que dejó claras las condiciones al proyecto “Área de Interés de Perforación Exploratoria Serranía”. Además tendría que mostrar que su actividad no amenazará de ninguna manera las áreas protegidas aledañas, entre las cuales se encuentran tres Parques Nacionales Naturales: el de la Cordillera de los Picachos, el Tinigua y el de la Sierra de La Macarena, donde se encuentra Caño Cristales.

“El proyecto contempla la exclusión de zonas ambientalmente sensibles tales como: ríos, lagos, lagunas, ciénagas entre otros. Coberturas vegetales de bosques abiertos y de galería. Asentamientos nucleados y sitios de interés paisajístico, entre otros”, aclaró esa Autoridad.

Licencia Ambiental Caño Cristales

Imagen: ANLA

Sobre el particular de Caño Cristales, señaló que “el área de exploración se encuentra localizada a 68 kilómetros. en línea recta de Caño Cristales, a 23 kilómetros del río Guayabero y 48 kilómetros del río Duda, y en cuencas hidrográficas diferentes a la zona del proyecto; por lo que no existe la posibilidad de que se afecten dichos cuerpos de agua, y mucho menos los Parques Nacionales Naturales”.

La ANLA también resaltó que de las más de 34.000 hectáreas autorizadas por la Agencia Nacional de Hidrocarburos, autorizó menos de 31.000. De ese total, aseguró que solo se podrá efectuar la exploración en el 43 por ciento.

Ambientalistas se oponen

Pese a la rotunda negativa de la ANLA acerca de un posible perjuicio alguno para el río, el titular de la corporación ambiental y turística Corpohumadea, Édgar Cruz, dijo a la emisora La FM que el parque de la Serrania de La Macarena “es un cuerpo entero. Eso no quiere decir que no va a ser afectado. Está demostrado, las afectaciones no se hacen esperar”.

Cruz añadió que “las comunidades sí se han manifestado en contra”, pero que sus voces hasta el momento no han sido escuchadas.

El exministro de Ambiente Manuel Rodríguez Becerra se pronunció en la BBC de una manera similar, señalando que los 150 pozos en 15 plataformas que estarían autorizados “generan una deforestación masiva”, al tiempo que calificó el hecho como una  “barbaridad”.

El proyecto es impulsado por la firma Hupecol, financiada desde los Estados Unidos. Una empresa que ya presentó estudios de impacto ambiental por $1 millón, cuya entrega de resultados la avalaron para entrar en la fase de exploración, añade ese medio.

Ver también:

Will Colombia’s peace talks aid environmental issues?