A un mes del devastador terremoto, Ecuador volvió a experimentar uno similar
Share this on

A un mes del devastador terremoto, Ecuador volvió a experimentar uno similar

Del 16 de abril al 18 de mayo, ese fue el lapso que separó el devastador terremoto de 7,8 y uno nuevo de 6,8 grados en la escala de Richter que alertó a los ecuatorianos hacia las dos de la madrugada de este miércoles.

El epicentro fue en la localidad de Mompiche, poco más de 50 kilómetros al sur de la ciudad de Esmeraldas y similar distancia hacia el occidente del epicentro del terremoto de hace un mes.

Las autoridades, encabezadas por el propio presidente Rafael Correa, afirmaron desde un primer instante que no había alerta de Tsunami y que no había daños, aunque esto cambió con el paso de las horas:

Posteriormente se confirmó que al menos 11 personas resultaron heridas en el suceso, además de reportar daños en algunas viviendas, cuyas paredes se habrían venido abajo, al igual que algunos postes de la luz, informó el diario El Comercio. Sin embargo, se informó que en los albergues de los damnificados del gran terremoto de abril no hubo ningún problema.

Aunque era evidente el miedo al rememorar el pánico del sismo de intensidad 7,8, se reportó que la ciudadanía reaccionó bien ante esta nueva contingencia y no hubo mayor movimiento más allá de los procedimientos de rigor para estos casos.

El Instituto Geofísico de ese país agregó en su informe número 20 que después de este nuevo terremoto se han presentado al menos 10 réplicas, siendo las de 5,4 y 5,6 las más fuertes, sobre todo teniendo en cuenta su superficialidad de apenas 7 y 5 kilómetros respectivamente.

Justo anteayer, el 16 de mayo, la Secretaría de Gestión de Riesgos había emitido su informe final del devastador terremoto de 7,8 grados cumpliéndose su primer mes de sucedido. En este documento, en materia de víctimas, se establece que la cifra definitiva de muertos es de 661, quedando 12 desaparecidos y 6.274 heridos.

Entre los dos terremotos, además de la diferencia de un grado de magnitud, la diferencia en la superficialidad fue de 5 kilómetros pues el primero tuvo una profundidad de 20 y el último de 15. Algunos llamaron a este nuevo evento ‘la réplica más fuerte’ del primer temblor.

Medios colombianos como RCN Radio reportaron que en algunas ciudades del sur de ese país, fronterizo con Ecuador, también se alcanzó a sentir el movimiento telúrico, sobre todo en pisos altos y quienes se encontraban trabajando a esa hora.