Después de años de artimañas, ‘Mi Sangre’ estaría a punto de ser extraditado
Share this on

Después de años de artimañas, ‘Mi Sangre’ estaría a punto de ser extraditado

‘Mi Sangre’, uno de los narcotraficantes más peligrosos de Colombia, quedó a un paso de ser enviado a los Estados Unidos a comparecer ante una corte del estado de la Florida por tráfico masivo de drogas.

Después de apelar a múltiples maniobras dilatorias una y otra vez, un juez federal bonaerense sentenció su extradición y le dejó como única salida la apelación máxima ante la Corte Suprema de Justicia, de acuerdo con La Nación de Argentina.

Ese diario relata cómo durante esa última audiencia la defensa insistió en que se le considerara un asilado. Siempre ha sostenido que las acusaciones de las que es víctima hacen parte de una animadversión orquestada por la DEA de los Estados Unidos y la Policía de Colombia, aunque su solicitud de refugio en ese país todavía no se ha definido. De la misma forma, alegan que la captura del mismo fue irregular.

Toda la diligencia se llevó a cabo en medio de fortísimas medidas de seguridad preparadas mientras alias ‘Mi Sangre’ se encontraba en los tribunales de la Capital Federal, según ese medio.

Esto evidencia que las autoridades se han venido tomando en serio lo que Sergio Berni, secretario de Seguridad durante la captura, advertía sobre el narco, al describirlo como “un hombre extremadamente peligroso, no sólo por su historial, sino por el tipo de organización que construyó en Colombia y en otros países de Sudamérica”.

Henry de Jesús López Londoño, mejor conocido con el alias de ‘Mi Sangre’, fue capturado al norte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el partido de Pilar, en 2012, en un procedimiento que en un principio fue tachado de ilegal y el cual ha sido esbozado por el hombre de nacionalidad colombiana en reiteradas oportunidades no solo para tratar de evitar su extradición sino para buscar su libertad.

Siendo uno de los cabecillas de ‘Los Urabeños’, una de las bandas criminales más peligrosas de Colombia, el hombre se comunicaba periódicamente con sus subalternos y les daba instrucciones de diverso calibre, tal como evidencia una carta firmada por él y cuyo contenido divulga Semana de Colombia.

Allí también destapa sus ardides para continuar esquivando la extradición, “Voy muy bien en el tema jurídico tratando de evitar extradición o condicionándola lo mejor que pueda a mi favor”, cita la revista. Entre otras cosas, sigue dando órdenes y da instruacciones a algunas facciones.

“Alego mucho la persecución política… El problema con la ley en Colombia es por haber estado vinculado a la organización, cosa que estoy negando rotundamente, ya ustedes comprenderán el tema con Estados Unidos es por un sapo”