Marea roja provoca crisis en la isla de Chiloé
Share this on

Marea roja provoca crisis en la isla de Chiloé

La isla de Chiloé, al sur de Chile, es un destino amado por los turistas que buscan empezar su viaje por la Patagonia.

Sin embargo, su paisaje ha sido dañado por una serie de protestas y bloqueos, liderados por los pescadores de la región, en contra de uno de los más grandes desastres ambientales que ha afectado la isla: la marea roja.

Este “tsunami silencioso” afecta la vida de toda la comunidad que vive directamente del mar para subsistir, aclara BBC Mundo.

“No los dejaremos solos”

La causa inmediata que corresponde al florecimiento de algas que resultan tóxicas para el consumo humano, agrega ese medio, y no es un resultado directo de las mareas.

“No los vamos a dejar solos”, dijo la Presidenta de Chile Michelle Bachelet, quien provocó la ola de protestas con su oferta de bonos valuados en $100.000 (USD$147) para  los pescadores afectados por la marea. La ayuda económica considera solo a 500 familias afectadas de la región.

Los representantes de los pescadores rechazaron las varias ofertas del gobierno de otorgarles un bono de 400,000 pesos (unos USD$600) y otros dos de 250,000 pesos (USD$225), por familia y reclaman el doble.

El ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, les pidió ‘que sean razonables’, según La Estrella de Panamá.

Sin embargo, su oferta fue rechazado. Los residentes de la isla culpan a las empresas salmoneras por el desastre, cortando las rutas terrestres hacia Isla Grande.

“Es un problema muy complejo”

Alrededor del 35 por ciento de la oferta del salmón global es producido en Chile.

Según fuentes cercanas a las industrias salmoneras, las pérdidas en reducción de ventas podrían alcanzar los US$40 millones, y un total de 20.000 trabajadores cuyos empleos están en peligro, señala Inversor Global.

Un total de 18 plantas salmoneras no han podido operar desde el comienzo de las protestas.

“Estamos experimentando el fenómeno más extenso y de mayor gravedad de la historia de la isla”. Dijó Benjamín Suárez, director del Laboratorio de Toxinas Marinas de la Universidad de Chile.

“Es un problema muy complejo, casi imposible de predecir, pero ya tenemos información de las regularidades anuales de cuando estas cosas pueden ocurrir, y hay meses de mayor riesgo, justamente entre enero y mayo de cada año donde estas células proliferan y pueden, en algunos casos, dar lugar a presencia de toxicidad en los moluscos que las han filtrado y acumulado”.

“La gente tiene miedo hasta de tocar el agua del mar”, denunció el ONG Greenpeace tras una visita al archipiélago. Desde entonces comenzó una campaña de recolección de firmas exigiendo transparencia al gobierno.

No obstante, las protestas siguen en Chiloé.

“Han visto la muerte frente a sus ojos muchas veces, navegando. Tienen mucha resistencia”. Concluyó el diputado Iván Fuentes, quien llegó al parlamento tras liderar una movilización de pescadores en el año 2012.

Ver también:

Chile: Cientos de toneladas de sardinas mueren ‘ahogadas’