Pilotos colombianos desaparecidos en Bolivia podrían haber estado piloteando narcoaviones
Share this on

Pilotos colombianos desaparecidos en Bolivia podrían haber estado piloteando narcoaviones

Las sospechas surgen ante la desaparición de al menos tres pilotos, dos de ellos de una academia de nombre Centauros ubicada en la ciudad colombiana de Villavicencio, en el departamento del Meta, quienes habrían viajado a Bolivia por propuestas de trabajo.

El diario colombiano El Tiempo publica la historia en la que cuenta cómo Byron Joan Carvajal Ortiz y Nestor Julián Clavijo Villegas, ambos de la Centauros, además del piloto Fabián Iván Beltrán Barreto, viajaron a ese país.

Los pilotos desaparecieron misteriosa y repentinamente, con el agravante de que todos los esfuerzos de sus familiares y allegados se han visto truncados por amenazas. Es por eso que “temen que sus hijos hayan terminado reclutados por la mafia, presos en cárceles bolivianas o peruanas e, incluso, derribados por aviones de combate”, según ese diario.

Temores…

Todas esas hipótesis se basan en el hecho de que la fuerza aérea de Bolivia y la de Perú, tienen permiso e instrucciones expresas de derribar cualquier aeronave sospechosa que vuele sin permiso por su espacio aéreo.

Además, la familia de Beltrán Barreto dijo a ese diario que Fabián les habría contado de presuntos acercamientos de la mafia para intentar reclutarlo para trabajar con ellas, aunque aseguraron que él las había rechazado “de tajo”.

Carvajal Ortiz, hijo de un militar condenado por una masacre y por el ocultamiento del hallazgo de un cargamento de droga, dijo que se iba a Bolivia a fumigar plantaciones, mientras que de Clavijo Villegas, El Tiempo divulgó la que sería la bitácora de su último vuelo, que lo llevó entre la frontera de Bolivia y Perú, reportando un aterrizaje de emergencia a la vuelta.

En esa escala forzosa se comunicó con su familia, relacionando un cuarto piloto de apellido Mojica, y además a Martín Rapozo, un empresario de Bolivia conocido por importar pequeñas aeronaves antiguas desde los Estados Unidos, algo que está prohibido por la ley boliviana dado que ese tipo de aeronaves son las que suele utilizar el narcotráfico para llevar droga de un lugar a otro.

Amenazas y advertencias

Las mismas que los escuadrones de cazas antidrogas buscan y dan de baja de no tener permiso para transitar, aunque no todas parecen ser usadas para ello.

Después de incluso viajar a esos países para buscar por sus propios medios o forzar a las autoridades a que actúen para dar con alguna pista, a los parientes solo les quedan algunas fotos encontradas en las que aparecen con más pilotos en diversas locaciones de la región, incluso con las aeronaves.

De resto solo hay amenazas y advertencias, como la que le dirigieron a la familia Beltrán, sugiriendo directamente que no los busquen, o no pregunten más.

Las academias negaron al diario colombiano tener relación alguna con las sospechas, pero aceptaron que saben de presuntos reclutadores que buscan a los pilotos recién licenciados para viajar a esos países, en donde habría más de un centenar de ellos trabajando, además de algunos otros presos por ser descubiertos al mando de narcoaviones o derribados al pilotearlas.

Tan solo la primera semana de mayo se reportó el secuestro de unos 70 kilogramos de cocaína en una aeronave boliviana derribada, la cual era piloteada por un boliviano, que habría sido asistido por un colombiano identificado como “Jorge”, quien logró escabullirse, de acuerdo con el Correo del Sur.

Ver también:

¿Qué está pasando con el precio de la coca en Perú?