¿Se debería posponer los Juegos Olímpicos de Río por el zika?
Share this on

¿Se debería posponer los Juegos Olímpicos de Río por el zika?

La comunidad científica se encuentra en medio de una seria discusión respecto a la sugerencia que emitió un centenar de científicos de posponer o cambiar la sede de los próximos Juegos Olímpicos, que comenzarán en apenas poco más de dos meses en Río de Janeiro, advirtiendo que su realización podría favorecer la propagación del virus del Zika.

Se trata de una carta avalada por unos 150 investigadores de prestigiosas universidades como Oxford, Harvard, Yale, las universidades de Ottawa, Nueva York, Zúrich, Tokio, Columbia, Pensilvania y Brasilia, además de Princeton, Manchester, la Universidad de la Columbia Británica, California-Berkeley, la Iniciativa Bioética Global y el Centro para la Investigación de la Salud de EE.UU., de acuerdo con BBC Mundo.

Los firmantes cuestionan la viabilidad ética de su realización, sobre todo teniendo en cuenta que Brasil uno de los países más azotados por el zika en el mundo. Además, es por mucho el que más casos asociados de microcefalia en recién nacidos ha presentado según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), apoyada en datos del Ministerio de Salud de ese país que en su último informe añade 1.434 casos al total de 7.623 ya confirmados desde que comenzó el brote en ese país el año pasado, eso mientras que otros 2.932 se descartaron y 3.257 siguen bajo investigación.

El contagio con este virus también está asociado con el síndrome de Guillain-Barré, “un trastorno neurológico poco frecuente pero grave que puede conducir a la parálisis y la muerte”, según la OMS.

“Un riesgo innecesario se plantea cuando 500.000 turistas extranjeros procedentes de todos los países asistan a los Juegos, quienes podrían adquirir esa cepa, y volver a casa a lugares en los que puede volverse endémico”

No obstante, la organización del evento desde el gobierno de Brasil y el Comité Olímpico Internacional (COI) se han empeñado en desconocer y rechazar pronunciamientos como el de este grupo de científicos, apoyándose en que en ese país ya se están tomando las medidas pertinentes para contener el virus y garantizarle a los visitantes unas condiciones adecuadas para presenciar las justas.

Mediante el Ministerio de Salud, el gobierno de ese país afirma que la época en que se realizarán los Juegos es una de las que presenta menor cantidad de casos de enfermedades de similar transmisión como el dengue. Además, aseguró que trabaja en llave con las autoridades sanitarias y las mantiene informadas sobre sus medidas, alcances y contingencias, algo que el COI resaltó debidamente buscando dar confianza a los espectadores y las delegaciones.

Dengue-Juegos-Olímpicos-2016-901x580

Imagen: Ministerio de Salud de Brasil

Incluso la OMS se ha pronunciado sobre la misiva con esto afirmando que “la cancelación o modificación de la ubicación de los Juegos Olímpicos de 2016 no alterará significativamente la propagación internacional del virus de Zika”, aunque eso sí insisten en que esto se daría mientras cumplan las sugerencias que formulan para evitar el contagio:

  • “Seguir los consejos para viajeros proporcionados por las autoridades sanitarias de sus países, y consultar a un profesional sanitario antes de viajar.
  • Siempre que sea posible, protegerse durante el día de las picaduras de mosquitos utilizando repelentes de insectos y ropa de color preferiblemente claro que cubra la mayor parte posible del cuerpo.
  • Adoptar prácticas sexuales más seguras (por ejemplo, utilizar sistemáticamente preservativos de manera correcta) o abstenerse de mantener relaciones sexuales durante su estancia y durante al menos 4 semanas después de su regreso, especialmente si han presentado o están presentando síntomas de la enfermedad por el virus de Zika.
  • Alojarse en lugares con aire acondicionado (donde las ventanas y puertas se suelen mantener cerradas para evitar la salida del aire frío, por lo que los mosquitos no pueden entrar en las habitaciones).
  • No visitar zonas de ciudades y pueblos que carezcan de agua corriente e instalaciones adecuadas de saneamiento (lugares de cría ideales para los mosquitos), donde el riesgo de picadura es mayor.”

“Habida cuenta de que el virus de Zika está circulando en casi 60 países de todo el mundo, de los que 39 se encuentran en las Américas, no existe ninguna justificación de salud pública para posponer o cancelar los Juegos”

Algunos de los principales protagonistas del evento han hecho eco a las advertencias, señalando que dudan sobre su participación por temor al contagio. Uno de los más críticos ha sido el jugador de baloncesto español Pau Gasol, quien escribió en el diario El País que después de discutirlo con varios expertos en el tema, considera que “el zika es realmente una amenaza mucho más seria y dañina de lo que creemos”.

También asegura que sus preocupaciones no son únicamente suyas, y que tienen eco en atletas principalmente estadounidenses como el golfista Marc Leishman, “cuya esposa estuvo a punto de fallecer a causa del zika ya ha anunciado que renunciará a la cita olímpica en la que por primera vez el golf estará presente”, además del también basquetbolista Carmelo Anthony y la tenista Serena Williams.

“El no asistir a unos juegos sería devastador para un deportista de alto nivel que ha dedicado su vida a esos minutos o incluso segundos de competición”, reconoce Gasol. “Pero con la salud no se juega, y ya no hablo solo de la salud de cada atleta, sino también de los aficionados, de las familias que vendrían a apoyar a los atletas, de las familias a las que volverán una vez acabada la competición, la de sus futuros hijos o hijas”, concluye.

“Hemos de tomar decisiones y medidas para que el sueño olímpico no se convierta en una pesadilla sanitaria”