Una pequeña ciudad de Chile es la más contaminada de Latinoamérica
Share this on

Una pequeña ciudad de Chile es la más contaminada de Latinoamérica

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ninguna de las principales capitales de la región produce tanto material tóxico para la salud como la sureña ciudad de Coyhaique, con unos 63.000  habitantes.

Así lo establece BBC Mundo, que cita a la OMS al señalar que a diferencia de las grandes urbes, esta ciudad no figura en esta posición debido a la contaminación industrial, a la que producen los vehículos ni a la de las basuras, sino a la quema de leña, el cual es todavía el principal método de calefacción que se usa en ese lugar.

Siendo una de las poblaciones situadas más al sur de ese país, y de paso del continente y del mundo entero, Coyhaique suele tener temperaturas bajas durante gran parte del año, lo que hace que el uso de la calefacción a leña sea intensivo no solo en esa localidad, sino en la mayoría de las que se ubican en el extremo sur.

La OMS mide los niveles de contaminación en dos niveles de material particulado según su tamaño, prosigue ese medio: el PM 10 y el PM2,5.

La ciudad chilena tiene los niveles más altos de la región en partículas más finas, lo que hace que puedan ingresar al sistema respiratorio por ser más fáciles de aspirar.

Estas son las capitales con los niveles más altos de la región, partiendo de la comparación con esa ciudad chilena y teniendo en cuenta que “los valores que la OMS considera seguros para la salud son 20µm y 10µm respectivamente”, de acuerdo con la BBC:

  • Coyhaique: 75µm de PM10 y 64µm de PM2,5.
  • Lima: 94µm / 51µm.
  • La Paz: 82µm / 44µm.
  • San Salvador: 77µm / 42µm.
  • Santiago de Chile: 64µm / 29µm.
  • Tegucigalpa: 59µm / 36µm.
  • Bogotá: 52µm / 24µm.

No obstante, no es un tema exclusivo de la región pues la OMS subraya que más del 80 por ciento de las personas que viven en zonas urbanas está expuesta a niveles de contaminación que superan los niveles mínimos aceptables.

“Mientras la calidad del aire disminuye, se incrementa el riesgo de infarto, enfermedad cardíaca, cáncer de pulmón, y enfermedades respiratorias crónicas y agudas, incluyendo el asma”

El informe también advierte que las principales víctimas de esto son las regiones más pobres y las personas de bajos recursos, pues establece que aquellas de países desarrollados son las que presentan menores niveles de contaminación ambiental.

Aun así, respecto al resto del mundo, la OMS señala que las américas, Europa y la región del pacífico occidental son las que presentan niveles más bajos de contaminación, aunque señala que esto es principalmente en países desarrollados de ingresos altos.

Los lugares más críticos son las de países de ingresos medios y bajos, como aquellos ubicados al oriente del Mediterráneo y al Sudeste asiático, “con niveles que exceden entre cinco y diez veces los límites”, seguidos por los países de ingresos bajos de la región del pacífico occidental.