Venezuela: ¿A punto de colapso?
Share this on

Venezuela: ¿A punto de colapso?

Venezuela se encuentra en crisis.

No hay medicamentos, las filas para entrar en los supermercados pasan por las calles como una serpiente viva de clientes frustradas, los empleados públicos solamente trabajan dos días a la semana por falta de luz y el actual presidente Nicolás Maduro se enfrenta a referéndum revocatorio.

“Nadando contra la corriente”

Pero los esfuerzos de Maduro no han terminado. Este fin de semana aprovechó el acto por el Día del Trabajados para anunciar un aumento del 30 por ciento del salario. No obstante, la inflación está por alcanzar el 700 por ciento.

El presidente comentó que se encuentra “nadando contra la corriente”, aclara el diario La Nación.

“Por eso tenemos que plantarnos en la Constitución, en la defensa del poder político, que debe ser el pueblo”, señaló y advirtió a los empresarios: “Aquel que pare una planta, o una industria, será castigado y será tomado por la clase obrera”.

https://www.youtube.com/watch?v=8arG8CI-W5k

“Constitucionalmente he decidido aprobar un nuevo decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica que me dé el poder suficiente para derrotar el golpe de Estado, la guerra económica, para estabilizar socialmente nuestro país y para enfrentar todas las amenazas internacionales que hay contra muestra patria en este momento”, destacó.

El nuevo decreto extiende por 60 días el decreto de emergencia que acordó en enero con un plazo inicial de dos meses para afrontar la compleja crisis económica.

Una bomba de relojería

Además, ante la posibilidad de un “golpe” contra su Gobierno, Maduro inició ejercicios militares de la Fuerza Armada venezolana para prepararse ante “cualquier escenario” y el aumento de apoyo mostrado para la oposición venezolana – visto en estos días durante protestas de escala enorme en Caracas.

Según analistas, estos nuevos intentos hechos por Maduro son para cerrarle el paso a la oposición.

“No estamos apoyando a nadie en particular”, dijo uno de los funcionarios, refiriéndose a las frecuentes acusaciones de intromisión de EEUU, señala El Nuevo Herald.

“No se trata de que EEUU esté apoyando ningún tipo de resultado, aparte de que no haya una debacle económica o violencia social”.

Sin embargo, mientras que sigue Maduro en su puesto de poder, los problemas socioeconómicos van a seguir creciendo. Por ahora, Venezuela es una bomba de relojería, una preocupación no solamente por sus países vecinos sino los grandes poderes mundiales también.