Se crece escandalosa trama de corrupción del expresidente de Guatemala Otto Pérez
Share this on

Se crece escandalosa trama de corrupción del expresidente de Guatemala Otto Pérez

Después de haber renunciado a la jefatura de Estado de Guatemala el año pasado, el remolino de escándalos alrededor del exmandatario Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta y primera dama Roxana Baldelli, solo han empeorado. El más reciente de ellos se destapó recién comenzado junio, cuando se conocieron los detalles de una compleja trama que ambos manejaban para lavar enormes cantidades de dinero que recibían como sobornos y comisiones extras por la adjudicación de contratos con el Estado.

Serían unos 450 contratos que habrían sumado unos 500 millones de quetzales, de acuerdo con La República de Guatemala. Los alcances de la compleja red de lavado no se limitaron al caso de La Línea, el cual fue el detonante que forzó al mandatario a renunciar en 2015 después de que se conocieran las fraudulentas operaciones aduaneras que incluían más sobornos y relaciones con redes de contrabando.

De hecho los recientes hallazgos de la Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala (CICIG) establecen que las actividades habrían tenido lugar desde que Pérez perdió las elecciones de 2007, momento en que se comenzó a organizar para ganar las de 2011 financiando su Partido Patriota, Baldelli habría comenzado entonces lavando fondos de dudosa procedencia, principalmente de parte de acreedores particulares no declarados y captando fondos públicos mediante una gran cantidad de empresas fachada que se hacían con contratos del Estado, según el informativo Estrategia y Negocios.

Pérez y Baldelli habrían continuado con tales actividades durante la presidencia, pero cobrando ahora sendas comisiones para la adjudicación de contratos a empresas manejadas mediante testaferros

“El Partido Patriota llegó al poder Ejecutivo, con la finalidad de cooptar el Estado guatemalteco, para ello se apropiaron de instituciones, desde donde constituyeron una maquinaria para lavar cifras millonarias”

Le puede interesar: ¿Qué le sigue a Guatemala después de la renuncia de Pérez Molina?

En medio de la primera operación adelantada para llevar a los responsables ante la justicia se dio la captura de 25 sospechosos entre banqueros, empresarios y funcionarios, pero habría otros 36 implicados todavía prófugos, 20 dentro del país y 16 más en el extranjero que tienen orden de captura internacional, según establece El Periódico, al tiempo que detalla que los capturados y los prófugos deberían responder por delitos como lavado de dinero, financiamiento electoral ilícito, cohecho, enriquecimiento ilícito, entre otros.

Prensa Libre indica que entre los funcionarios que se encuentran bajo investigación por malversación de los recursos públicos estaría casi el completo de la cúpula ministerial de Pérez Molina, exceptuando a los titulares de las carteras de Relaciones Exteriores y Trabajo, Carlos Raúl Morales y Carlos Ulbán, respectivamente. De los 1.454 millones 160 mil quetzales, suma calculada a la que ascendería el desfalco, el ministro de Salud, Luis Enrique Monterroso, sería responsable de 1.438.

La pareja presidencial no reparó en disfrutar de las ganancias que le dejaban sus ilícitos y por el contrario se dedicó a lavar el dinero en todo tipo de excentricidades y lujos. Prensa Libre detalla que serían unas 38 costosas propiedades avaluadas en 27,4 millones de quetzales, entre las cuales estaban fincas y hoteles, además de 52 vehículos y dos motocicletas de alta gama por unos 7 millones y medio, además de un jet privado de un millón y medio de dólares.

Lea también: Juez ordena cárcel para Otto Pérez Molina.