La medida del Presidente argentino que causó revuelo en el Vaticano
Share this on

La medida del Presidente argentino que causó revuelo en el Vaticano

Alejandro Colombo, ex espía de la Secretaria de Inteligencia del Estado (SIDE) fue presentado por el Gobierno argentino como posible enviado de Inteligencia para ayudar al embajador en Roma, Tomás Ferrari. Esta decisión, que generó tensión entre el presidente Mauricio Macri y el papa Francisco, tuvo que ser descartada.

La candidatura de Colombo, a quien se le vincula con el ex agente Antonio Jaime Stiuso y el ex embajador Ernesto Caselli, ambos adversarios del Papa, no fue bien vista por Francisco y su entorno. Según publicó el diario Stampa en su sección Vatican Insider, Caselli ha sido cercano a un grupo de hombres representativos del Vaticano lo que le “permitió orientar durante años las decisiones que, desde Roma, partían hacia Buenos Aires. En muchos casos, estas colisionaron directamente con el cardenal primado y presidente de la Conferencia Episcopal”, en ese entonces Jorge Mario Bergoglio, hoy papa Francisco.

El ex espía había sido propuesto por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y contaba con la aprobación del gobierno italiano por su experiencia de más de 6 años como representante en la ex Secretaria de Inteligencia en los 90. Sin embargo, Clarín informó que “el Presidente desistió de designar como enviado de inteligencia a Colombo, por las dudas que generó en el Vaticano”.

La buena relación entre el presidente argentino Mauricio Macri y el Papa ha sido puesta en duda luego de que Scholas Ocurrentes, la red de escuelas que apadrina Francisco, rechazó una donación por parte del Gobierno de aproximadamente $17 millones de pesos por orden directa del sumo pontífice.

Fuentes cercanas a la Iglesia informaron a Infobae que Su Santidad solicitó a los directores de la ONG, José María del Corral y Enrique Palmeyoro, devolver la suma de dinero porque no consideraba apropiado pedir dinero al mandatario argentino.

Sin embargo, las versiones entre el jefe de Gabinete Marcos Peña en diálogo con radio La Red y la solicitud de Bergoglio causaron malentendidos, ya que el primero expresó que “desde el anterior gobierno se ha trabajado en conjunto con Scholas y a partir de la ley 26.985 promovida por Cristina Kirchner y reglamentada por el actual mandatario para considerar de interés común a la fundación, la misma solicitó por medio de una carta oficial un aporte para poder funcionar”.

Para el diario Perfil el gesto de la administración argentina es considerado antipático e indicó que “el largo brazo de Caselli, algo debilitado desde la época del menemismo, no logró impedir que su adversario Jorge Bergoglio actualizara su estatus en 2013: de Arzobispo porteño a Papa.

Es importante recordar que la ex mandataria Cristina Kirchner acusó a Stiuso de estar involucrado en la muerte del fiscal Alberto Nisman, y este se defendió al declarar que un grupo cercano a la ex presidenta había estado involucrado en el hecho. Por su parte, Gustavo Vera amigo cercano del Papa lo había denunciado por enriquecimiento ilícito y por espiar al entonces Cardenal.