Hasta la policía se alarma por altos índices de inseguridad en Río de Janeiro
Share this on

Hasta la policía se alarma por altos índices de inseguridad en Río de Janeiro

A las alertas por el virus del Zika y la crisis política que vive Brasil se le suma el enorme problema de seguridad que experimenta el país sede de los Juegos Olímpicos de Río 2016, que comenzarán el próximo 5 de agosto.

La delincuencia común y la alta tasa de criminalidad tienen en jaque a Río de Janeiro que en junio tuvo que decretar ‘estado de calamidad pública’ y pedirle un fondo de emergencia al gobierno federal por más de 800 millones de dólares, dinero que además de utilizarlo en reforzar la seguridad, también se destinará para pagar las horas extra de policías y bomberos a quienes no les consignan desde hace seis meses.

Por esta razón es que en las últimas dos semanas, según informes de CNN, a las afueras del Aeropuerto Internacional de Galeão, algunos miembros policiales ubicaron pancartas con mensajes como ‘Bienvenidos al infierno’; ‘A la policía y a los bomberos no se les paga. Quien venga a Río de Janeiro no estará seguro’, acciones que fueron criticadas por los empresarios de la ciudad.

Pero las alarmas no son para menos. La BBC refiere cifras dadas por el Instituto de Seguridad Pública del estado de Río de Janeiro, las cuales indican que entre enero y mayo “hubo 2.083 homicidios dolosos” y durante ese último mes “se denunciaron 9.968 robos de calle”, “seis policías murieron en servicio” pero también “hubo 84 muertes a manos de policías, 90,9% más que el mismo mes del año pasado”, hechos que ponen en evidencia las denuncias de los ciudadanos, quienes han protestado por el abuso de poder de las fuerzas policiales.

Ante este panorama, el portal Globo de Brasil informa que desde el 5 de julio la Fuerza Nacional asumió la seguridad de todas las instalaciones en donde se llevarán a cabo las justas deportivas. Declaraciones otorgadas por Eliseu Padilha, primer ministro de la Casa Civil, luego de reunirse en el Palacio de Planalto con representantes de las compañías aéreas Avianca, Latam, Azul y Gol, revelaron que la Asociación Brasileña de Empresas Aéreas (Abear) también reforzará la seguridad de los aeropuertos, añadió ese mismo medio: “Vamos a aumentar la totalidad del sistema de seguridad de los aeropuertos brasileños, especialmente los que van a servir a los Juegos Olímpicos”.

Adicionalmente, a través de un acuerdo bilateral, Brasil utilizará el satélite israelí Eros B, que sobrevolará el territorio durante los próximos seis meses para reforzar la seguridad de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Raúl Jungmann, ministro de defensa, explicó que “el satélite de alta resolución tiene la capacidad de visualizar e identificar objetos, personas, vehículos y mercancías”; y según la Agencia Espacial Brasileña “funciona a una altura mínima de distancia de la Tierra a 450 kilómetros y es capaz de identificar objetos de 50 centímetros de tamaño”, publicó el portal oficial de Brasil.

A pesar del tiroteo que ocurrió la semana pasada en el complejo de favelas de la Maré, entre policías y delincuentes, y el cuerpo mutilado que apareció en la playa de Copacabana, en donde se disputarán los partidos de voleibol playero, el secretario extraordinario de seguridad para grandes eventos, Andrei Rodrigues, dijo al diario Marca tener “absoluta confianza en la preparación de los Juegos y tranquilidad. Todo lo que un país puede hacer lo estamos haciendo”.