Argentina se hunde en recesión mientras sectores se culpan entre sí
Share this on

Argentina se hunde en recesión mientras sectores se culpan entre sí

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) de la Argentina reveló que el país se encuentra en estado de recesión tras presentar números rojos por tercer trimestre consecutivo, con caídas de 0,1, 0,4 y ahora 0,7 por ciento en el primer cuatrimestre de 2016, en la que es la más fuerte de las caídas. Esto pese al aumento del Producto Interno Bruto (PIB) en un 0,5 por ciento, tal como lo reproduce El Tribuno.

Las lecturas sobre la situación resultan variopintas, sobre todo teniendo en cuenta que el estudio corresponde a los primeros tres meses del año, los primeros también del mandato de Mauricio Macri, cuyas medidas para paliar la crisis económica del país han resultado polémicas entre algunos analistas, mientras que otros han optado por loarlas.

Y es que da la impresión que la situación es solo un escenario propicio para que los partidarios del nuevo gobierno y del anterior saquen a relucir sus diferencias y se devuelvan titulares y notas alarmistas como sucedía en el pasado, pero a la inversa. Así, el diario Página 12 pone en entredicho las cifras pues asegura que “las estimaciones que presentó el Indec para el primer trimestre de 2016 no son consistentes, considerando el impacto de las políticas implementadas por el gobierno”.

Economistas consultados por ese medio basan sus críticas en la forma como cambió la perspectiva económica tras el llamado ‘apagón estadístico’, o sea la modificación de la forma en que se calculaban las variables del mercado por parte del INDEC. Uno de ellos se muestra extrañado por la forma como, de acuerdo con esos números, el país venía de una aguda recesión hasta que asumió el nuevo gobierno, momento en que sus cifras cambian repentina y radicalmente .

“También cuestionan que durante el primer trimestre los datos arrojen un mejora interanual del PIB de 0,5 por ciento sostenida no sólo por el comercio exterior sino también por el consumo privado y el gasto público, dos variables directamente afectadas por el ajuste implementado por el Gobierno”, insiste por otro lado. “En cambio, desde las consultoras privadas celebran los cambios en los datos que comienzan a emerger tras el apagón estadístico”, concluye.

Del otro lado, sin embargo, acentúan las críticas al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner señalando que la aplicación de los nuevos estándares ha arrojado resultados ampliamente diversos respecto a los que mostraba el INDEC con el gobierno anterior. El informativo iProfesional asegura que en el caso del crecimiento del PIB la brecha sería de más de 100 mil millones de dólares para el lapso entre 2004 y 2014, el cual fue de 62,9 por ciento bajo el gobierno kirchnerista, y del 45,1 por ciento siguiendo los números del gobierno Macri. Incluso en el 2009, subraya, la diferencia fue abismal, siendo que en los datos revisados la caída fue del 6 por ciento, mientras que en lo divulgado en ese entonces hubo un crecimiento de 0,5.

El diario La Nación tiene una posición un poco más equilibrada, pues señala que “esto confirma una idea que tranquiliza a unos y otros: Mauricio Macri heredó la recesión de Cristina Kirchner, pero sus primeras medidas la consolidaron”. No obstante, y aunque también acepta que entre los factores que más propiciaron el empeoramiento está “la caída de la inversión y del consumo privado”, ese diario le da credibilidad a los nuevos cálculos, apoyado en la opinión de algunos expertos. Algo que la oposición del actual gobierno desconoce de tajo.