Exmilitar responsable del homicidio del cantautor Víctor Jara deberá indemnizar a su familia
Share this on

Exmilitar responsable del homicidio del cantautor Víctor Jara deberá indemnizar a su familia

Después de más de 40 años del golpe de Estado de Chile liderado por el general Augusto Pinochet, que no solo dio fin al gobierno comunista de Salvador Allende sino que también derivó en su muerte y la masacre de miles de civiles, uno de estos casos por fin empieza a ver justicia: el del cantautor de protesta Víctor Jara.

El pasado lunes 27 de junio, el teniente retirado Pedro Barrientos fue declarado culpable como director responsable de la muerte del cantante, y tendrá que pagarle una indemnización de 28 millones de dólares a la familia de la víctima. Así lo decidió el jurado de un tribunal federal, a cargo del juez Roy Dalton, en Orlando, Florida, lugar donde se llevó a cabo el juicio que duró siete días. La fiscalía aportó pruebas importantes para esclarecer lo sucedido entre el 12 y 16 de septiembre de 1973, y en el que declararon Joan Turner —viuda de Jara—, Manuela y Amanda, sus dos hijas, quienes interpusieron la demanda civil en el 2013 con ayuda del Centro de Justicia y Responsabilidad ubicado en San Francisco, Estados Unidos.

A lo largo de todos estos años se habían llevado a cabo varias investigaciones y procesos legales con el fin de esclarecer los hechos que causaron la muerte del artista y saber con certeza quiénes fueron los involucrados, pero solo hasta el pasado lunes se dio un veredicto, que de ser adoptado por el gobierno de Estados Unidos, el exmilitar Barrientos podría ser extraditado a Chile, en donde le espera un juicio ordenado desde el 2012, cuando la justicia de ese país pidió su captura.

Luego del fallo, Luis Calderón, abogado del acusado, afirmó que apelaría la decisión pero las pruebas que acusan al exmilitar serán muy difíciles de debatir, pues a pesar de que varias veces Barrientos manifestó que en esa época nunca vio al cantante ni se encontró en el lugar donde lo mataron, existen varios testimonios que contradicen esas afirmaciones pues coinciden en que el exteniente fue uno de los militares a cargo del entonces Estadio Chile –desde el 2003 se le conoce con el nombre Estadio Víctor Jara–, lugar donde se cometió el crimen.

Según informó BBC Mundo, “seis exsoldados del gobierno militar aseguraron, en testimonios grabados en video desde Chile, haberlo visto al menos unas 20 veces entre esos días. Y uno de ellos, José Navarrete Barra, afirmó que Barrientos incluso llegó a jactarse del crimen que había cometido”:

“Él dijo muchas veces que había matado a Víctor Jara”

Lo ocurrido a partir del 12 de septiembre de 1973, luego de que las fuerzas militares de Augusto Pinochet capturaran al cantante por haber sido colaborador del gobierno de Allende y lo retuvieran durante varios días, marcó trágicamente la historia del país austral, pues el estadio se transformó en un epicentro de asesinatos y torturas, en “una especie de embudo por el que no salían ciertas personas que se consideraban fieles, en aquel momento, al gobierno del presidente Allende”, de acuerdo con el testimonio de Almudena Bernabéu, abogada de la viuda de Jara, otorgado a Radio Nuevo Mundo.

Al final del juicio, la familia del cantante se mostró satisfecha por la decisión tomada por el tribunal, y ahora solo resta esperar que el gobierno norteamericano acepte la extradición de Barrientos, quien en 1989 se escapó de Chile y se fue a vivir a Estados Unidos, país en donde reside actualmente y de donde ya tiene nacionalidad.