El gobierno de Nicolás Maduro amenaza con disolver el Parlamento
Share this on

El gobierno de Nicolás Maduro amenaza con disolver el Parlamento

La crisis en Venezuela parece no encontrar fondo, sobre todo después de manifestarse la intención del Gobierno del presidente Nicolás Maduro de disolver el Parlamento, integrado en su mayoría por opositores, y reconstruirlo nuevamente ante las amenazas que le han planteado, como la revocatoria de su mandato.

En consecuencia, el Parlamento cerró la semana abriendo un debate acerca de la violación de derechos constitucionales, ya que algunos empleados y estudiantes se han visto afectados por participar en el referendo. Según informó el diario Panorama “la diputada zuliana Nora Bracho denunció en su intervención al gobernador de Zulia, Francisco Arias Cárdenas, de haber sacado a 986 estudiantes de las becas Jesús Enrique Lossada, una nueva forma de permitirle a los jóvenes formarse y que iniciaron con el gobierno de Manuel Rosales”.

El partido Gran Polo Patriótico (GPP), afín al presidente, inició un debate para disolver la Asamblea Nacional (AN) conformada por los grupos opositores a su gobierno. En una rueda de prensa, Didalco Bolivar, líder del movimiento oficialista Podemos, adelantó que “los partidos del GPP pedirán ante la Sala Constitucional la abolición del Parlamento por “usurpación de funciones del Consejo Nacional Electoral y el Tribunal Supremo de Justicia, la violación de derechos constitucionales y la insistencia de solicitar una intervención injerencista internacional”, según información del diario El Nacional.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, presentó en Washington un informe acerca de la situación que atraviesa Venezuela ante los embajadores de los más de treinta países miembros. Cada uno de los Estados deberá analizar el documento y emitir su opinión al respecto, motivo por el cual serían convocados nuevamente.

Para la Canciller venezolana Delcy Rodríguez, el secretario Almagro está aliado con los opositores del régimen chavista, ya que se reunió con un grupo de estos para hablar de la crisis política, social y económica que vive la República Bolivariana. A su vez, dicha comitiva solicitó un diálogo entre el oficialismo y la oposición, y la observación de cerca del referendo que persigue la revocación del mandato de Maduro.

Vea también: OEA promueve el diálogo antes que las represalias en Venezuela.

Sumado a esta situación, la cumbre del Mercosur prevista para julio en Montevideo, Uruguay fue cancelada debido a la crisis que atraviesan los países de Venezuela y Brasil. Sin embargo, el traspaso de la presidencia del Mercado Común del Sur se realizará sin inconveniente alguno, con la salvedad de que no participarán los mandatarios de cada país como suele suceder, sino solamente los ministros de relaciones exteriores.

Si bien el presidente de Uruguay, Tabaré Vásquez, estuvo al mando del bloque durante el primer semestre de este año, deberá entregar el cargo al jefe de estado bolivariano Nicolás Maduro al cumplirse los seis meses de su presidencia pre tempore. Algunos países como Paraguay no se encuentran de acuerdo con la toma de posesión de Maduro porque consideran que el líder del Mercosur debe respetar la libertad y la voz del pueblo.