¿En qué consisten las polémicas reformas educativas de Chile y México?
Share this on

¿En qué consisten las polémicas reformas educativas de Chile y México?

Chile y México atraviesan una crisis educativa que tiene a sus gobiernos bajo la mira por cuenta de reformas educativas que generan más sinsabores que certezas. En el caso de Chile la presidenta Michelle Bachelet ha decidido llevar al congreso un proyecto de ley que persigue la aplicación paulatina de la gratuidad en la educación pública.

“En este Gobierno, bajo la conducción de esta Presidenta de la República, Chile transformará su sistema educativo desde uno donde ha primado el mercado y el lucro, a uno donde prima la educación como un derecho social”, opinó el vocero de Gobierno Marcelo Díaz, según información del portal de noticias El Mostrador. No obstante, una encuesta realizada por Cadem, la empresa de estudios de opinión pública, reflejó que el 62 por ciento de la sociedad chilena se encuentra reticente a la reforma y prefiere que sea modificada o descartada.

Si bien inicialmente la comunidad estudiantil estaba a la expectativa de un proyecto que promulgase la educación gratuita, la mandataria dejó entrever que para su totalidad deberán pasar varios años, más si se tiene en cuenta que la relaciona con el crecimiento del producto bruto interno (PBI), el cual debería alcanzar el 29.5 por ciento.

Paralelamente en México, uno de los puntos de la reforma que genera mayor rechazo por parte de los docentes, es aquel que les exige presentar exámenes académicos con el fin de habilitarlos para ejercer la enseñanza y para permanecer en el cargo. Esto último, si se tiene en cuenta que en el país centroamericano suelen sucederse las plazas educativas entre familiares.

Los maestros originarios de las comunidades indígenas quienes también deberán rendir estas pruebas, se encuentran en desacuerdo porque consideran que se verá afectada su tradición y su enseñanza de la cultura. Los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de Educación (CNTE), están en contra de un sistema de evaluación estándar porque consideran que todos los profesores no tienen las mismas capacidades educativas. Sumado a lo anterior, el docente tendrá la posibilidad de presentar el examen y si al tercer intento no lo aprueba, inmediatamente será retirado de su puesto.

Según el resumen ejecutivo publicado por el gobierno federal de México, “ante la ausencia de reglas que favorezcan el mérito, podían ingresar al servicio docentes con las más altas calificaciones y otros que no resultaban idóneos para la función”. Por su parte, indica que de manera regular se acudían a “prácticas inaceptables como la compra o herencia de plazas”.

El PBI de Chile actualmente alcanza el 22 por ciento y se estima que recién en el 2018 alcanzará el 23 por ciento. Por lo cual, tanto economistas como los mismos estudiantes consideran que para llegar a la gratuidad total se van a requerir muchos años. Lo cual significa que las familias que han solicitado préstamos por educación continuarán con la deuda hasta que se haga efectiva la misma.

Para Gabriel Iturra, vocero de la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFEH), el modelo progresivo de gratuidad que propone la mandataria Michelle Bachelet es una incógnita, “no sé cuántos años se demorará el gobierno en alcanzar la universalidad, ya que son muchos los factores que influyen para lograr ese objetivo, pero es una posibilidad que sea en 30 años o incluso más”, según publicó el diario La Tercera.

Las implementación de las reformas educativas en Chile y México han generado un fuerte rechazo de parte de los estudiantes y docentes quienes se han manifestado en diferentes oportunidades. Mientras en el país chileno se convocan marchas estudiantiles, en México se han realizado paros, y enfrentamientos con la Policía que han dejado como resultado varios civiles muertos.