El terrorismo continúa siendo una amenaza latente para los Juegos Olímpicos
Share this on

El terrorismo continúa siendo una amenaza latente para los Juegos Olímpicos

A la ya latente preocupación por la inseguridad propia de Río de Janeiro de cara a los Juegos Olímpicos que comienzan la semana entrante, se le une la amenaza del terrorismo, después de la desarticulación de una pregunta célula afin a los ideales del DAESH y la incertidumbre por el paradero de un expresidiario de Guantánamo que fue reubicado en Uruguay y que habría salido hacia Brasil sin permiso aparente.

Tan solo la semana pasada la policía federal de Brasil ordenó la detención de 12 personas que presuntamente habían jurado lealtad al grupo fundamentalista a través de los redes sociales. El ministro de Justicia, Alexandre de Moraes dijo a periodistas en Brasilia el jueves que 10 de estos habían sido detenidos y se estaba buscando a los otros dos, al tiempo que aclaró que en lo que se conocía hasta el momento, no había objetivos específicos para el presunto ataque.

Las primeras detenciones se hicieron en el sur del estado de Sao Paulo y en el estado de Paraná, mientras que este fin de semana se dio con los dos restantes. El primero se entregó voluntariamente en el estado de Mato Grosso, donde se dieron todas las capturas. Sin embargo, su identidad no se dio a conocer por las autoridades, tal como informó la cadena Globovisión.

El último de ellos fue aprehendido el domingo en la ciudad de Comodoro del mismo estado en cuestión. De acuerdo con el informativo Voz de América, el hombre era mecánico y se había convertido al Islam tras un periodo en la cárcel por homicidio y hurto, aunque familiares consultados por la agencia Associated Press aseguraron que él no usaba ninguna de las aplicaciones por las que el grupo se habría comunicado.

El ministro Moraes aseguró que la policía actuó porque el grupo había estado discutiendo el uso de armas y tácticas de guerrilla para lanzar un potencial ataque durante los Juegos Olímpicos que comienzan el 5 de agosto. Sin embargo, de momento se habla de un grupo de actuar muy poco organizado; “una célula (terrorista) absolutamente aficionada”, cita la Cadena Ser. Allí también se establece que todos los hombres eran brasileños, que su contacto con el DAESH era incipiente y que sus métodos así lo confirmaban, pues habrían intentado comprar un rifle AK-47 por Internet en Paraguay.

El fiscal brasileño, Rafael Brum Miron, dijo al informativo Estadao quefue gracias al FBI de los Estados Unidos que se obtuvo la información necesaria para lograr las capturas.

Esa semana, el principal asesor militar del gobierno interino de Michel Temer también advirtió que las preocupaciones respecto al terrorismo “habían alcanzado su nivel más alto” tras los ataques en Niza, Francia.

Expertos consultados por el diario Clarín advierten que Brasil no sería el único objetivo del terrorismo en la región, y que en Argentina también podría haber grupos que buscarían perpetrar ataques, aunque solamente se refieren a indicios que llevarían a posicionar a ese país como posible objetivo, más no con base alguna para pensar en ello.

Con información de la agencia AP.