Venezuela y Uruguay: caras opuestas de escasez y desperdicio de alimentos
Share this on

Venezuela y Uruguay: caras opuestas de escasez y desperdicio de alimentos

La crisis en Venezuela se desborda; ante la posibilidad de que un grupo de ciudadanos cruzaran la frontera con Colombia para abastecerse y paliar el hambre, el presidente Nicolás Maduro ordenó la apertura del puente Simón Bolivar durante 12 horas. Mientras tanto, países como Uruguay estudian la necesidad de reducir el desperdicio de alimentos.

A las 6:00 a.m del domingo, por San Antonio del Táchira comenzó a desfilar una importante cantidad de personas deseosas por adquirir no sólo los alimentos y productos que tanto escasean en el país vecino, sino también con la firme intención de aprovechar esta oportunidad para visitar a sus familiares.

Se estima que entre ciudadanos colombianos y venezolanos, más de 35.000 personas circularon por el corredor vial. Al respecto, el gobernador del Estado de Táchira, José Gregorio Vielma Mora indicó que la cantidad registrada es muy baja, si se tiene en cuenta que en promedio “el tránsito diario que ronda los 170 mil ciudadanos y 27 mil vehículos particulares”, según informó el canal privado Globovisión.

Pese al resultado, el gobernador Vielma, aseveró que esta decisión tomada por el mandatario Maduro no se “volverá a repetir” y tampoco significa que la relación con Colombia haya mejorado, sino que por el contrario, es inminente el diálogo que surja con el país vecino, en la Cumbre de Cancilleres que se realizará el 4 de agosto. En dicha reunión se tratará el tema de la frontera entre ambos países.

Aunque algunos ciudadanos se mostraron entusiastas con el paso de la frontera venezolana, según el diario colombiano El Tiempo, el Gobernador Vielma se encargó de desafiar a la población al expresar que “con esa misma diligencia y entereza que fue la gente el día domingo a ocupar los puentes fronterizos internacionales, yo quisiera que nos aboquemos a limpiar las quebradas, que nos ayuden a recoger las basuras de los municipios, que hagamos patria en este país”.

Paradójicamente, en la República de Uruguay el diputado del Partido Colorado, Adrián Peña presentó ante la Cámara de Diputados el proyecto de ley “mejor uso de alimentos” que de ser aprobado, obligaría a los supermercados, bares, restaurantes, y demás establecimientos gastronómicos, a no arrojar los alimentos que se encuentran en buen estado o aquellos cuya fecha de vencimiento sea cercana.

Peña propone que dichos productos en vez de ser descartados, sean donados a entidades no gubernamentales para su aprovechamiento. De acuerdo con el diario uruguayo LR21, “una de estas organizaciones es el Banco de Alimentos Uruguay, que ya ha recuperado más de 100.000 kilos de comida que han sido derivados a unas 80 personas”.

Según cifras oficiales divulgadas por el diario República de Uruguay, “el motor que impulsa el proyecto es la idea de poder aumentar la cantidad de las comidas gratuitas para las personas. Si bien en Uruguay no se conoce la cantidad de alimentos que son arrojados a la basura, son 10 mil las personas que no tienen posibilidades de satisfacer las necesidades alimentarias”.