El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC llegaron a un acuerdo de paz
Share this on

El Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC llegaron a un acuerdo de paz

Desde La Habana, Cuba, los delegados negociadores del Gobierno y de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) suscribieron el acuerdo definitivo para la terminación del conflicto y las hostilidades, además del compromiso de “la construcción de una paz estable y duradera”.

Una mesa integrada por los jefes negociadores de las FARC, Iván Márquez, y del Gobierno, Humberto de la Calle Lombana; además de los garantes de Noruega, Dag Nylander, y de Cuba, Rodolfo Benítez, firmaron en primer término siete copias del documento definitivo e inmodificable, el cual “está compuesto por una serie de acuerdos que componen un todo indisoluble”.

Será ese el escrito que se pondrá en conocimiento del pueblo colombiano desde este jueves por diversos medios para que este emita un concepto de refrendación o de rechazo en el plebiscito que ya tiene fecha definida: el 2 de octubre próximo, de acuerdo con el parte que dio el presidente Juan Manuel Santos en una alocución posterior a la firma.

En la lectura del comunicado final, hecha por los garantes, se hizo una enumeración general de los puntos principales que componen el acuerdo final. Allí se hizo hincapié en las víctimas, las garantías para quienes participen en política y las reformas con el fin de contribuir a reversar efectos del conflicto y sus causas históricas.

Pronunciamientos individuales hicieron los jefes negociadores de cara parte. De la Calle Lombana fue uno de los más elocuentes haciendo frecuentes llamados al cambio desde la sociedad colombiana, haciendo una invitación a lo que llamó “asumir una responsabilidad como colectividad humana”, subrayando que “hasta el último de los colombianos tiene mucho qué aportar”.

“No quiero pedirle a los colombianos que confíen en el acuerdo a ciegas. Seguramente el acuerdo no es perfecto, pero tengo la certeza de que es el mejor acuerdo posible”

Eso sí, el también exvicepresidente colombiano también hizo cierto despliegue de honestidad al hablar del acuerdo, resaltando que es viable, pero aceptando que “en la mesa hubiéramos querido algo más”. “Creemos haber logrado un pacto fundamental para el país”, dijo apelando luego a la sensatez. “Sin embargo eso no lo calificamos nosotros (…). Debemos esperar el veredicto de la ciudadanía”, añadió.

De la Calle no dejó de enviar un mensaje casi de advertencia a su hasta ahora interlocutor: “la no repetición es algo que exigimos a las FARC con firmeza”, dijo. Sin embargo, también habló contra algunos detractores:

“Los enemigos de la paz son los que han llenado las redes sociales de falacias y mitos”

A continuación tomó la palabra el comandante Iván Márquez, que adornó un poco más su discurso sin dejar los matices revolucionarios. “Hemos ganado la más hermosa de todas las batallas: la de la paz”, comenzó diciendo.

Luego hizo uno de los anuncios adicionales de la jornada: que no solo el pueblo colombiano tendrá que refrendar lo acordado, sino que dentro de la guerrilla misma se presentará el acuerdo ante una conferencia nacional guerrillera a realizarse en Colombia.

Después hubo palabras para el gobierno estadounidense pidiendo un ‘gesto’ como la liberación de su compañero Simón Trinidad, extraditado y preso en ese país. Finalmente, manifestaron su esperanza de que la otra guerrilla colombiana, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), “pueda encontrar un camino de reconciliación” hacia su propio proceso de paz.

“Termina la guerra con las armas y comienza el debate con las ideas”

En calidad de acuerdo especial, contemplado en el atrículo 3 de los Convenios de Ginebra, el documento representa el fin de una negociación de unos cuatro años, en los que los avances fueron progresivos, los diálogos exhaustivos y no exentos de amenazas, pero finalmente terminaron “con humo blanco”, tal como concluyó Márquez.