Maduro ordenó el despido de funcionarios públicos que firmaron a favor de la revocatoria
Share this on

Maduro ordenó el despido de funcionarios públicos que firmaron a favor de la revocatoria

El Gobierno de Venezuela, encabezado por Nicolás Maduro, anunció en días pasados que los funcionarios públicos que firmaron la solicitud del referendo que promueve la revocatoria del Presidente serán retirados de sus funciones.

Así lo hizo saber Jorge Rodríguez, alcalde de Caracas, quien el pasado lunes aseguró que los funcionarios que “estén en contra de la revolución (…) deben abandonar los cargos de confianza en un plazo de 48 horas”, informó el portal Noticia al Día. 

Rodríguez también afirmó que “por órdenes de Maduro fueron citados cinco ministros para establecer de “forma categórica” que no puede haber en cargos directivos en ministerios, en instituciones públicas, en gobernaciones y alcaldías, personas que “estén en contra del Presidente””, señaló El Universal.

Este mismo medio de comunicación replicó la respuesta del opositor y gobernador de Miranda, Henrique Capriles, al respecto: “ningún trabajador que esté al servicio del pueblo puede ser echado por su tendencia política. En la gobernación (de Miranda) nadie ha perdido su empleo por cómo piensa. Que después no se queje Maduro, cuando lo lleven a una corte internacional por los delitos y violaciones a los derechos humanos. Amenazar a los trabajadores es como ponerlos contra el paredón”.

Sin embargo, el diputado Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), “reiteró que al frente de instituciones del Estado no puede haber opositores en cargos de dirección (sino) tiene que haber un revolucionario o una revolucionaria”, informó El Nacional.

Elías Jaua, diputado a la Asamblea Nacional por el Psuv, también agregó: “no es ético que alguien que no esté con el Gobierno trabaje para él (…) No se puede comprender que siendo designado por el Ejecutivo estén buscando la salida del Gobierno”, replicó Globovisión.

Por ahora, la oposición se concentra en la marcha masiva del próximo 1 de septiembre que le exigirá al Consejo Nacional Electoral adelantar la jornada de la recolección de firmas –prevista para finales de octubre– con el fin de activar el referendo revocatorio y realizarlo antes del 10 de enero del 2017. Así, si Nicolás Maduro pierde, habrán elecciones presidenciales en las que la oposición aspira llegar al poder, pero si el revocatorio se realiza después de dicha fecha, y aún si Maduro es derrotado, será sustituido por su Vicepresidente, Jorge Arreaza, quien gobernará hasta el 2019, año en el que finaliza el mandato.

Al respecto, a través de un comunicado en su página Web, la Mesa de la Unidad Democrática, opositora al actual Gobierno, reiteró: “Hay una altísima disposición de la población en la Venezuela Profunda a participar en la movilización del Primero de Septiembre, una decisión  muy firme de llegar a Caracas y de protestar pacíficamente donde sea posible si ese acceso es bloqueado. (…) El pueblo venezolano ha arrinconado al gobierno. 80 % del país quiere cambio, y por primera vez esta mayoría democrática tiene amplio respaldo internacional”.