Panamá sancionaría a países que lo ‘discriminen’ comercialmente
Share this on

Panamá sancionaría a países que lo ‘discriminen’ comercialmente

El gobierno de Panamá presentó un proyecto de ley que pretende imponer sanciones económicas y comerciales a las naciones que “discriminen” ese país. Hasta el momento esta medida, que ha generado polémica y preocupación en el sector de los microempresarios del sector privado, superó el primer debate. 

El ministro Dulcidio De La Guardia aseguró que el estado panameño “está incluido en varias listas sancionatorias de países y organizaciones desde hace algún tiempo y el proyecto de ley lo que busca es blindar a la nación”, tal como informó el diario La Estrella de Panamá. De igual manera, Adolfo Valderrama, quien preside la Comisión de Economía y Finanzas de la asamblea de diputados, indicó a ese medio que la implementación de la reforma de retorsión “establece mejores relaciones diplomáticas y mejores herramientas comerciales, aduaneras, migratorias y administrativas”.

Si bien la ley no apunta a una nación en particular, la Televisora Nacional TVN aseguró que “la guerra de aranceles que Panamá mantiene con Colombia le convierte en su principal blanco”. Desde hace varios años ambos países mantienen un conflicto comercial debido a que el gobierno de Juan Manuel Santos decidió en el 2013 elevar los aranceles de los textiles y zapatos provenientes de la Zona Libre de Colón. En su momento, Santos expresó que esta medida se llevaría a cabo para  proteger la producción nacional ya que al territorio colombiano estaban ingresando productos de estas características a muy bajo costo.

Aunque la política impulsada por Colombia caducó el pasado mes de julio, Santos decidió extenderla por unos meses más.  El gobierno de Juan Carlos Varela había denunciado con anterioridad que esta medida impuesta por el país vecino estaba violando los límites permitidos por la Organización Mundial del Comercio. De modo tal que en noviembre de 2015 la OMC falló a favor de Panamá y ordenó que se diera marcha atrás a la suba de las cargas impositivas.

Ante tal exigencia, el gobierno de Santos prefirió mantener la cautela, y fue ante esa no reacción que el Estado panameño  decidió endurecer su ley de retorsión para así imponer duras sanciones a los países que violen los tratados y acuerdos vigentes con ese Estado centroamericano.

Para el Ministro de Comercio e Industrias, Augusto Arosemena, Panamá “contempla aplicar medidas fiscales, impositivas, arancelarias, migratorias, laborales y hasta restricción del transporte a países que incurran en prácticas que discriminen o impliquen una lesión a los intereses de la nación”, según reza el portal oficial de ese ministerio.

Actualmente el gobierno de Varela pretende hacer más extensiva la Ley de retorsión que esa nación promulgó en el 2002, con el fin de salvaguardar los intereses de su país. Sin embargo, algunos empresarios del sector privado se muestran preocupados ante la posibilidad de que se vea afectada la relación comercial con Colombia y esto traiga como consecuencia el cierre inminente de este mercado.

Por el momento, el diario La Prensa aseguró que de aplicarse la reforma se verá reflejada en los incrementos sustanciales a las regalías, intereses, aranceles a ciertos productos y las limitaciones a la migración de ciudadanos” que forman parte del listado de naciones que discriminan a la república panameña.