Peña Nieto vuelve al ojo del huracán por otro posible conflicto de intereses
Share this on

Peña Nieto vuelve al ojo del huracán por otro posible conflicto de intereses

La primera dama del gobierno de Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera, habría estado utilizando un apartamento de propiedad del Grupo Pierdant, que actualmente está en carrera por una licitación de desarrollo de puertos marítimos en México.

Una investigación del diario The Guardian encontró una irregularidad en la forma en que la esposa del mandatario utiliza un departamento de su propiedad, situado en el edificio Ocean Tower One del exclusivo sector de Kay Biscayne en Miami, Estados Unidos, y que es contiguo a otro que pertenece a Pierdant.

Ese medio estableció que ambos inmuebles se manejan por igual, hasta el punto que comparten número telefónico e incluso una empleada aceptó que la primera dama recibe correspondencia en ambos y que tanto el 304, el de Rivera, como el 404, de Pierdant, “son lo mismo”.

Sin embargo, The Guardian fue más allá e indicó que Pierdant incluso pagó los impuestos de ambos inmuebles, que en el caso del 304 ascienden a más de 29 mil dólares. Todo indica que además, las propiedades habrían sido compradas mediante un holding prácticamente idéntico.

De acuerdo con el informativo Opinión Sonora, el titular del grupo, Ricardo Pierdant, aseguró a Univisión que conoce al presidente mexicano desde tiempo atrás, y que el préstamo del “depa” no tiene nada que ver con sus negocios.

Además, el empresario tendría deudas pendientes con su inmueble, y aún así habría cancelado antes las obligaciones del que usa la esposa de “su amigo”, tal como publicó el Pulso de San Luis.

Después del escándalo conocido como de la ‘Casa Blanca’, el presidente mexicano buscaba recuperar la credibilidad perdida, pero este nuevo escándalo complica mucho más sus intenciones de limpiar su nombre. Ese caso resulta inquietantemente parecido, pues también se trataba de la compra de una lujosa mansión a un grupo que también competía por una licitación.

Al final el mandatario evitó las consecuencias pues se dijo que la compra, también realizada por la exactriz, se había efectuado antes de que Peña Nieto ocupará cargo público alguno. El jefe de Estado se disculpó públicamente por el hecho, se devolvió la propiedad y parecía el fin de un movimiento desafortunado, aunque a algunos todavía les quedaron algunas dudas al respecto las cuales reviven con estas nuevas revelaciones.