Pokémon GO llegó a Latinoamérica y los más felices fueron los atletas olímpicos
Share this on

Pokémon GO llegó a Latinoamérica y los más felices fueron los atletas olímpicos

Este miércoles se dio lo que millones de fanáticos latinoamericanos pedían, y el famoso juego para dispositivos móviles fue habilitado oficialmente para la región.

Curiosamente unos de los que más se habían quejado por la indisponibilidad de la aplicación eran los deportistas olímpicos. A pesar de las quejas por las condiciones en que encontraron la Villa Olímpica, la queja que más sonoridad tuvo fue la de la aplicación.

El juego de realidad aumentada en el que los jugadores deambulan por todo el mundo real recogiendo monstruos virtuales y medallas recién llegó a Brasil y latinoamérica, además de unos 30 países más que tenían acceso al juego que utiliza los personajes creados por el fabricante japonés Nintendo.

Desde su debut en los EE.UU., Australia y Nueva Zelanda, el juego fabricado por la compañía estadounidense Niantic, división de Google, se ha extendido como la pólvora.

Para los atletas y otros visitantes atrapados en la ola, no tener acceso era un golpe más en contra de unos Juegos Olímpicos de por sí ya bastante cuestionados. Incluso alcalde de Río, Eduardo Paes, pidió a los fabricantes lanzar el juego en Brasil antes de comenzar las justas, y cuando parecía que no lo conseguían por los varios problemas de capacidad de sus servidores, finalmente lo pusieron al aire, hasta el momento de forma exitosa.

¿Inseguro?

Tras su llegada, no solamente los jugadores se lanzaron excitados a las calles por ellos, lo cual incluso puso algo nerviosas a las autoridades que se pusieron en alerta por la inseguridad que padecen algunas ciudades, lo cual podría afectar a los jugadores que generalmente deben ir por la calle con los ojos en su teléfono celular sin prestar mucha atención a su entorno, lo cual los hace presas fáciles de los ladrones.

La policía ha usado las redes sociales para tratar de concienciar a los entrenadores de la importancia de no abstraerse del todo al jugar, no arriesgarse adentrándose en zonas inseguras y mucho menos si son menores de edad sin la compañía de un adulto responsable.

 

Con información de la agencia AP.