Sancionarán a nadadores estadounidenses que mintieron sobre robo durante los Juegos de Río
Share this on

Sancionarán a nadadores estadounidenses que mintieron sobre robo durante los Juegos de Río

Aunque finalizaron los Juegos Olímpicos Río 2016 con una ceremonia apoteósica, aún está por definirse cuáles serán las sanciones para los nadadores estadounidenses que inventaron que habían sido asaltados con armas de fuego en la madrugada del pasado domingo 14 de agosto en Río de Janeiro.

La noticia que causó revuelo –entre otras porque puso en tela de juicio el enorme dispositivo de seguridad que implementó Brasil para proteger a las delegaciones, turistas y locales– fue cubierta por varios medios de comunicación nacionales e internacionales. Incluso horas después del supuesto robo, uno de los implicados, el nadador Ryan Lochte, le concedió una entrevista a la cadena de televisión NBC en la que contó su versión de lo sucedido, tal como replicó el diario español El País:

“Nos pararon en el taxi y (los ladrones) salieron con un distintivo de la policía, sin luces ni nada y nos sacaron (del auto). Sacaron las armas y dijeron a los otros nadadores que se tumbasen en el suelo. Ellos lo hicieron. Yo me negué. (…) Entonces (uno de ellos) sacó el arma, la inclinó, la colocó en mi cabeza y dijo: ‘baja’, y coloqué las manos hacia arriba. Nos quitó el dinero, cogió mi cartera. Dejó mi teléfono móvil y mis acreditaciones”

Lochte, que ganó medalla de oro en Río 2016 y acumula doce medallas olímpicas, también agradeció por la preocupación y el apoyo recibido tras el supuesto asalto: “Quiero dar las gracias a mi familia, mis amigos y los fans por su apoyo masivo y preocupación que he recibido. Si bien es cierto que mis compañeros y yo fuimos víctimas de un robo el domingo anterior, lo que es más importante es que estamos a salvo y sin daño alguno”, informó el Jornal De Brasilia.

Sin embargo, luego de realizar las respectivas investigaciones, las autoridades policiales determinaron que el robo nunca ocurrió. Por eso el 17 de agosto ordenaron a bajar del avión a dos de los deportistas involucrados –Gunnar Bentz y Jack Conger- quienes se disponían a regresar a su país; el otro nadador, Jimmy Feigen, aún permanecía en Brasil mientras que Ryan Lochte fue el único que para el momento de la orden judicial ya se encontraba en Estados Unidos desde el lunes 15 de agosto.

Lo que realmente sucedió fue que los nadadores, tras salir de una fiesta que tuvieron el sábado 13, causaron daños en una gasolinera por lo que la policía los confrontó y exigió su reparación.

Por esta razón, y tras semejante escándalo, Scott Blackmun, director del Comité Olímpico de Estados Unidos afirmó que se sancionará a los cuatro deportistas, aunque no especificó cuáles serán las medidas disciplinarias, según información de la agencia AP.

A través de un comunicado, el Comité Olímpico de Estados Unidos se disculpó por lo sucedido: “El comportamiento de estos atletas no es aceptable. Vamos a revisar el tema y las consecuencias potenciales cuando volvamos a Estados Unidos. En nombre del Comité Olímpico nos disculpamos con nuestros anfitriones en Río y pueblo de Brasil”, replicó en su página Web el medio Correio Braziliense.

Por su parte, en una entrevista para Jornal Nacional, Lochte también le pidió excusas al pueblo brasileño: “Le pido disculpas a los dueños del puesto de gasolina, a la policía brasilera, al pueblo de Río y a todos los que se unieron para hacer estos juegos maravillosos. Estoy verdaderamente arrepentido. Ustedes me trataron con mucho respeto y estoy muy arrepentido que mi inmadurez haya causado esta confusión”.

Los organizadores de Río 2016 aceptaron las disculpas del jugador y de su delegación; sin embargo –según informó O Globo–, el director de comunicaciones de los Juegos, Mario Andrada, hizo énfasis en la humillación que sufrió la población brasileña y en lo injusto que se vio comprometida su imagen en el exterior: “La mentira tiene piernas cortas, incluso cuando se trata de un atleta que corre o nada bastante”, afirmó.

Quedan dudas sobre si estos hechos afectarán la campaña de Estados Unidos que busca que Los Ángeles sea sede de los Juegos Olímpicos 2024, la cual se escogerá en septiembre del 2017, elecciones en las que también compiten Roma, París y Budapest.