Uber prueba cobrar en efectivo en Bogotá y desata ‘represalias’
Share this on

Uber prueba cobrar en efectivo en Bogotá y desata ‘represalias’

En Colombia la llamada guerra entre el gremio de los taxistas y la aplicación Uber tuvo un nuevo episodio desafortunado cuando los desarrolladores anunciaron la adición de nuevos métodos de pago, con tarjeta débito, y la prueba de pago en efectivo para determinados usuarios.

Así lo anunció la propia aplicación la semana pasada, con un video en el que explicó el funcionamiento de los nuevos métodos con los que esperan captar más usuarios, sin dejar eso sí de aplicar los métodos de pago electrónicos con los que viene funcionando hasta el momento.

La compañía resalta que aunque un 43 por ciento de los colombianos usa herramientas electrónicas como el internet móvil para usar la aplicación, solo un 27 por ciento tiene acceso a tarjetas de crédito, que hasta el momento era el único medio de pago aceptado.

Es por eso que Uber puso a disposición de un grupo aleatorio de usuarios la opción de pago en efectivo, lo que seguramente podría quitarles más usuarios a los taxis tradicionales.

El anunció generó un nuevo malestar entre el gremio de taxistas e incluso nuevos roces con vehículos que aparentemente usan la aplicación, tal como se evidencia en un video divulgado por la emisora Blu Radio.

Uno de los representantes del gremio de taxistas, Hugo Ospina, dijo a la emisora Caracol Radio que tras lo que llamó un nuevo “desafío a la institucionalidad”, los taxistas estaban dispuestos a “marchar con todos los taxis” e incluso a “bloquear las vías de todo el territorio nacional”.

A raíz de esto, las autoridades anunciaron un ‘plan de choque’ con el que comenzarían a ‘perseguir’ a usuarios de la aplicación, y sobre todo a las empresas que usen Uber sistemáticamente. De acuerdo con Noticias Caracol, las medidas incluyen la suspensión de la licencia de conducción y la inmovilización del vehículo para los conductores.

En Bogotá, por ejemplo, la alcaldía anunció el alza en las tarifas mínima y por cada unidad, como es el sistema en la capital colombiana, lo cual en parte terminó por apaciguar los ánimos aunque los usuarios continuaban mostrando su indignación en redes sociales.

“La insatisfacción de muchos usuarios aumenta en un país donde hay un creciente número de personas que ven que los taxistas no cumplen con sus expectativas de servicio”, observa Semana en un análisis en que sostiene que “los usuarios han sido los grandes olvidados en la guerra contra Uber”.

Y es que esa revista añade que la legislación reciente resultó ser insuficiente, y por el contrario dejó abierta la guerra pues propuestas más completas ni siquiera se han observado por el congreso. Por el contrario, se prevé que quizá las medidas cobijen a los usuarios de este tipo de aplicaciones, con lo que, según Semana, “Colombia estaría pasando a la historia como uno de los primeros países que sancionaría ciudadanos por utilizar plataformas disruptivas para mejorar su calidad de vida”.