Senado de Brasil deja a Dilma Rousseff a una votación de ser destituida
Share this on

Senado de Brasil deja a Dilma Rousseff a una votación de ser destituida

La Cámara alta del Congreso de Brasil votó este miércoles a favor de proceder con el juicio político a la presidenta Dilma Rousseff por supuestamente infringir las reglas fiscales y maquillar cifras del presupuesto federal.

El sufragio del miércoles terminó con resultado de 59 a 21 sin abstinencias, en el que es el último paso antes del juicio político en el que se deberá volver a votar sobre si se debe apartar definitivamente del cargo a la mandataria.

A continuación, la defensa tendrá hasta el próximo 15 de agosto para presentar sus pruebas finales, aunque el abogado José Eduardo Cardozo podría llevarlas ya este jueves 11, de acuerdo con la cadena Band. Allí mismo, el jurista admitió que es probable que la propia Dilma asista a defenderse en persona.

“En esta etapa, la acusación y la defensa podrán designar hasta seis testigos cada uno”, explica el diario Folha, que también añade que el juicio podría durar unos cinco días, y será dirigido por el presidente del Tribunal Supremo Federal y del Senado, Ricardo Lewandowski.

Se espera que el juicio, en el que se necesitarán al menos 54 votos para proceder, se lleve a cabo a finales de este mes.

El Senado votó en mayo para acusar a Rousseff y suspenderla de su cargo por un máximo de 180 días, en un proceso conocido como impeachment. En el transcurso de este tiempo se han venido evaluando evidencias que puedan sustentar la posible destitución.

Mientras tanto, el presidente encargado Michel Temer, que fue vicepresidente de Rousseff pero se cambió de bando junto con su partido a raíz del descontento con la situación del país y con el escándalo de por medio, ha tomado el relevo no sin algunos tropiezos debido a las relaciones de sus copartidarios con otro escándalo conocido como ‘lava jato’. Muchos de estos están ahora en la nómina de sus funcionarios, por lo que el interinato no ha estado excento de críticas.

Rousseff ha negado en repetidas ocasiones las acusaciones que se le formulan. El Partido de los Trabajadores, al que pertenece la removida presidenta, incluso acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) para que detenga el impeachment, de acuerdo con el Correio Braziliense.

“Estamos viviendo en Brasil un golpe de Estado que cuenta con la participación del Parlamento brasileño y el fracaso del sistema judicial”, indica la misiva radicada en ese organismo.

Con información de la agencia AP.