El nuevo gobierno de Brasil le apuesta de entrada al sector privado
Share this on

El nuevo gobierno de Brasil le apuesta de entrada al sector privado

El recién asumido presidente de Brasil Michel Temer presentó un programa de privatización denominado “Crecer” que pretende salir al rescate de la economía de ese país. Desde que tomó la dirección, el mandatario ha mostrado su interés por acrecentar las empresas privadas aduciendo que todo no puede estar en manos del sector público.

Con esta línea de pensamiento Temer lanzó un plan que comprendería al menos 25 disposiciones en cuanto a infraestructura se refiere tales como: creación de nuevos puertos y aeropuertos, construcción de vías públicas y mejoramiento del servicio de energía eléctrica.

Para el diario Cronista dentro del extenso proyecto de Temer “también figuran dos antiguas iniciativas de ferrocarriles y la reanudación de las concesiones de áreas para la explotación de petróleo y gas”. Sin embargo, ese medio publicó que la mayoría de estas medidas fueron proyectadas por la ex mandataria Dilma Rousseff pero no llegaron a consolidarse.

A diferencia del gobierno anterior, Temer apuesta por la ejecución de obras que tengan viabilidad ambiental y por la posibilidad de atraer inversores a nivel mundial. Encaminado a lograr este fin, Temer ordenó que las licitaciones sean publicadas en portugués y en inglés para así captar la atención de los empresarios extranjeros.

Otra de las políticas que al parecer lo distinguen de Rousseff es la modalidad de consorcio que propone. La ex mandataria exigía una participación importante del ala estatal en el manejo de los aeropuertos, mientras que el ahora presidente aboga por la participación tanto del sector público como del sector privado, en donde no necesariamente el primero debe estar involucrado.

“La idea básica de este programa de asociación de inversiones naturalmente apunta ante todo al crecimiento económico del país. Pero como consecuencia natural a la creación de empleos” expresó Temer.

Según información de El Patagónico con el lanzamiento de este proyecto Crecer, el presidente Michel Temer considera que se está realizando “una apertura extraordinaria a la iniciativa privada. Es cada vez más evidente que el Estado no puede hacer todo; hay que tener presencia privada como agente inductor al desarrollo y a la generación de empleos”. Es que según informó el gobierno la economía debilitada de Brasil se contrajo en un 3,8 por ciento en el 2015, lo cual ha provocado la caída del empleo. 

Brasil “perdió 1,51 millones de empleos formales en 2015, en lo que es la mayor caída de puestos de trabajo de esa nación, desde 1985 cuando empezó a medirse este rubro” informó el portal América Economía. De igual manera señaló que “la región del sureste del país, la más poblada, rica e industrializada, fue la que perdió más puestos de trabajo con 900.300 despidos, y apenas tres de los 27 estados tuvieron un aumento en el número de empleos formales”.

“La última vez que Brasil registró una pérdida de empleos formales fue en 1992 cuando se eliminaron 738.000 puestos de trabajo”

Por el momento, otros de los temas que están pendientes en la agenda política del nuevo jefe de Estado y que se relacionan con el crecimiento del empleo son la flexibilización laboral que permitiría a las empresas contratar a empleados por horas trabajadas y el aumento en la edad jubilatoria.