Perú y Chile se disputan el origen del Pisco
Share this on

Perú y Chile se disputan el origen del Pisco

La disputa por la delimitación marítima entre Perú y Chile —que data de muchos años atrás— ya no es el único tema que marca sus respectivas agendas políticas. En la actualidad los dos gobiernos vuelven a sacar a flote la discusión por el origen y la denominación de la bebida alcohólica característica, por qué no, de ambos países: el pisco.  

La Cámara de Diputados de Chile aprobó de manera unánime una resolución en la cual solicita a la presidenta Michelle Bachelet instaurar la defensa de esta bebida emblemática con el propósito de frenar la promoción del “aguardiente de uva”, comercializado por la nación vecina bajo el mismo nombre. De igual manera, el proyecto impulsa el control fiscal sobre las bebidas alcohólicas que Perú vende a Chile.

El diputado de la Unión Demócrata Independiente Sergio Gahona expuso en la sesión legislativa la importancia de reconocer al pisco como un producto autóctono, y por ende la garantía del debido tratamiento como tal. Sin embargo, tal como publicó el medio El Observa Todo también instó a “establecer instancias de diálogo e integración con los productores de aguardiente peruana, con miras a “generar valor agregado a nuestros productos, en beneficio mutuo y, particularmente, de nuestros ciudadanos”.

No obstante, según información del diario El Día el congresista señaló que“no es posible que en restaurantes, bares o retail haya pisco peruano, porque no corresponde y están infringiendo la ley”. Gahona explicó que “cuando uno lleva un botella de pisco, es confiscada de inmediato en el aeropuerto de Lima”, por lo que el origen de aquellas en venta sería ilegal.

Esta situación conocida como “la guerra del Pisco” se ha convertido en una de las disputas más grandes que existen en el mundo, en cuanto a lo que refiere a la denominación de origen en términos de productos. Tal es así que aún hoy genera fricciones entre ambas naciones que se abocan a reinvindicarlo como un tesoro gastronómico perteneciente a uno y no a otro. Es que es importante destacar que esta bebida alcohólica representa un gran capital para la economía de ambos mercados.

Lo paradójico es que para Perú el estado chileno no es un competidor sino más bien uno de sus principales compradores. Juan Carlos Mathews el viceministro peruano de Mype-micro y pequeña empresa-e Industria dijo al diario Gestión que “la exportación de Pisco alcanzó la cifra récord de US$ 7,9 millones en el 2015, siendo Estados Unidos, Chile y el mercado europeo los principales destinos”.

Mathews añadió que el que Chile sea uno de sus mayores consumidores indicaría que el producido y distribuido por esa nación no tendría las mismas propiedades que caracterizan al Pisco peruano. Esta bebida no solo es comercializada en diferentes tipos; estos países también la promocionan como uno de sus grandes atractivos turísticos e importantes productos de exportación.

El Pisco, que es un aguardiente fabricado a partir de la fermentación de las uvas, aún no conoce si su nombre se debe a las artesanías que se fabricaban cerca al río Pisco, en Perú, las cuales eran denominadas con este mismo nombre, o si es por la localidad chilena conocida como Pisco Elqui.

Lo cierto es que Chile avanza en dos frentes. Por un lado, se caracteriza por tener una economía abierta al mundo, por lo cual no es raro que en este momento se encuentre estudiando la posibilidad de producir el Pisco San Ramón a partir de la uva que se cosecha en las bodegas de la provincia de Mendoza en Argentina. Pero por otra parte, considera frenar el ingreso y distribución en Chile del Pisco que produce el Perú.