En su visita a México, Trump dejó en pie sus insultos y su muro fronterizo
Share this on

En su visita a México, Trump dejó en pie sus insultos y su muro fronterizo

El candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, se reunió con el presidente Mexicano Enrique Peña Nieto en el marco de una jornada en la que dio su esperado discurso sobre políticas de inmigración, fundamental en su oferta política de cara a las elecciones de noviembre próximo.

Se trató de un polémico primer viaje al extranjero como candidato, por lo que no dejó de llamar la atención que fuera una rápida visita a México, una nación que ridiculizó como el hogar de violadores y criminales durante su campaña. Además, su interlocutor, el presidente mexicano, también llegó a compararlo hace tiempo con Adolfo Hitler.

Sin embargo, tras la reunión que se llevó a cabo en la residencia presidencial en Ciudad de México, ambos comparecieron ante la prensa y hablaron sobre su encuentro como desentendidos de la gravedad de los agravios pasados de Trump. Este último calificó el encuentro como “reflexivo y sustancial”, y se enfocó en temas como detener el flujo de drogas ilegales a través de la frontera sur y poner carteles de la droga fuera del negocio.

El magnate estadounidense mostró un tono muy distinto del de sus encendidos discursos sobre el vecino del sur de los Estados Unidos, diciendo que si los países trabajan juntos “todos vamos a ganar”.

El muro

El tema principal de la visita era sin duda el famoso muro que Trump planea construir en la frontera entre ambos países, el cual asegura que “hará pagar a los mexicanos”. Esto último fue lo que habría distanciado a ambos durante su encuentro,

El aspirante a la Casa Blanca pidió respetar el derecho de construir un muro fronterizo en su suelo para detener el movimiento de personas, drogas y armas ilegales. Para él, esta es la manera de tener una frontera segura, invocando lo que considera un derecho soberano y mutuamente beneficioso.

Trump también aseguró que no discutieron quién iba a pagarlo pues eso quedaría para una reunión futura. Peña Nieto lo desmintió en su cuenta de Twitter.

El presidente añadió que después de tocar de esa manera el tema, la discusión se desvió hacia otros temas, algo que le valió al candidato republicano diversos comentarios entre sus detractores. El jefe de campaña de su rival, la demócrata Hilary Clinton, John Podesta, dijo que Trump “no tiene el valor para abogar por sus promesas de campaña cuando no está en frente de una multitud de amigos”.

Peña Nieto dijo que el pueblo mexicano se ha visto afectado por los comentarios negativos de Donald Trump, pero advirtió que “la mala interpretación de sus afirmaciones” había dado una percepción negativa de la candidatura, añadiendo que está seguro de que Trump está realmente interesado en la construcción de una relación que beneficie a ambos países.

Rechazo y reacciones

A muchos mexicanos no les gustó la visita, y salieron a protestar y mostrar su repudio al aspirante presidencial con arengas y palabras fuertes. Trump acudió a la reunión por invitación del propio mandatario, que según algunos analista “quería invitar a Hillary (Clinton), pero eso significaba invitar a los dos, y nadie pensó Trump aceptaría en primer lugar”.

La ex primera dama, Margarita Zavala, escribió en un tweet dirigido a Trump:

El destacado historiador Enrique Krauze también se dirigió a Trump en un tweet:

Fue justamente este el tema que más indignación causó, pues no hubo ningún gesto de respeto al no tocar sus insinuaciones del pasado, dejando en el aire la sensación de que sigue pensando tales cosas.

Fue ahí a donde apuntó Hillary Clinton desde Ohio, en Estados Unidos, criticando a su rival y su visita a México diciendo que se necesita más que un viaje rápido para compensar un “año de insultos e insinuaciones”.

“No es así como funciona”

El discurso de políticas migratorias

Por si fuera poco, después de lo visto en México, el candidato fue otro muy distinto al volver a su redil. Allí volvió a referirse al famoso muro, con un tono que pareció desconocer todo lo dicho en la tarde, pues insistió en que México pagará el 100 por ciento del muro, usando una frase controversial:

“Ellos no lo saben todavía, pero van a pagar por él”

Con información de la agencia AP.