Desde Chile acusan a Bolivia de lucrarse a costa de sus propios importadores
Share this on

Desde Chile acusan a Bolivia de lucrarse a costa de sus propios importadores

Una dura acusación desde el gabinete de la presidenta Michelle Bachelet a su similar del gobierno de Evo Morales vuelve a tensar la relación entre Chile y Bolivia. En palabras del Canciller chileno Heraldo Muñoz el gobierno de Morales “lucra con los comerciantes e importadores bolivianos que utilizan los puertos de su país”, tal como informó el periódico Bolivia Prensa.

De acuerdo a Muñoz, el Estado de Bolivia actúa supuestamente como “intermediario” entre las empresas de su nación que se dedican a transportar mercadería a través del puerto de Arica. El funcionario aseguró que esa administración acude al cobro de un arancel que en algunos casos supera el 300 por ciento, y que mientras el puerto de Arica cobra 29,9 dólares para “la descarga de un contenedor de 20 pies”, Bolivia “recarga 118 dólares de sobreprecio”, detalló El Mercurio.

El gerente de la Administración de Servicios Portuarios-Bolivia (ASP-B), David Sánchez, reconoció el cobro de los aranceles tanto para los importadores como para los exportadores de ese país, pero también aseguró que desde hace 11 años las tarifas no han sufrido modificación alguna. Asimismo señaló que el impuesto responde al cuidado permanente que la Entidad hace de la mercadería.

Sánchez agregó que la ASP-B “entrega el 70 por ciento de las ganancias totales a la Terminal del Puerto de Arica, un 20 por ciento  lo utiliza para financiar el pago de salarios y solo queda un 10 por ciento de remanente para la empresa”, de acuerdo al portal oficial de ese organismo.

Si bien la disputa entre ambos países viene de larga data, las anteriores acusaciones surgieron luego de que el presidente Morales manifestó que ante la negativa de Chile de permitir su acceso al mar, Bolivia pierde cada año un 2,7 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) al no poder hacer uso de los recursos a los cuales tiene derecho.

El mandatario culpó a su país vecino de frenar el crecimiento de Bolivia y deslizó que “tal vez habría que pensar y ver cómo Chile podría resarcir ese daño económico”, subraya el portal Opinión. Aunque posteriormente aclaró que en lugar de acudir a una denuncia oficial prefería intentar solucionarlo a través de un diálogo con la presidenta Bachelet.

Como si fuera poco, por estos días en Chile se vivió un paro que según las autoridades de Bolivia le generó grandes daños a los transportadores y exportadores de su nación. Durante las pasadas jornadas del jueves y viernes, el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) en conjunto con los agentes de la Aduana decidieron parar para pedir un aumento de sueldos. Esta situación implicó la interrupción de las operaciones en el puerto y por ende la demora en el despacho de mercadería.

El presidente Morales se atrevió a calificar el hecho como una “violación a los derechos humanos” que ha ocasionado consecuencias irreparables para el comercio de su Estado. A su vez, en su cuenta oficial de Twitter reclamó el cumplimiento del acuerdo de libre transito entre ambas naciones.