Aumento de casos de cólera empeora la situación en Haití tras el paso del huracán Matthew
Share this on

Aumento de casos de cólera empeora la situación en Haití tras el paso del huracán Matthew

Se incrementan los casos de cólera en Haití y con ellos la crisis que azota al país más pobre de América, luego del devastador huracán Matthew, que dejó más de millón y medio de personas afectadas.

Según Radio ONU, medio de comunicación de la Organización de las Naciones Unidas, “la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), en colaboración con el Gobierno de Haití, estimó que el paso del huracán Matthew por ese país afectó a un millón y medio de personas y dejó a 350 000 más pendientes de recibir ayuda de emergencia; (provocó también) el fallecimiento de al menos cinco y más de 15 600 fueron evacuadas”.

Pero a esta tragedia se le sumó ahora el cólera, enfermedad que inició en Haití en el 2010, “luego de que soldados de la ONU que llegaron al país tras el terremoto de ese año la llevaran accidentalmente”, explica CNN en Español. Ese medio añade que desde el brote inicial, “la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reportado 80 000 casos de cólera en Haití” y “770 nuevos casos por semana en 2016”.

Y a pesar de que en agosto de este año la ONU asumió su “responsabilidad moral” por haber “importado la epidemia que ha dejado miles de muertos en ese país”, tal y como lo informó Latin Correspondent en su momento, lo cierto es que por el cólera, hoy Haití sufre una de sus peores amenazas.

Para evitar la expansión de la pandemia, y teniendo en cuenta que las inundaciones por el Huracán podrían contaminar aún más el agua, la OMS enviará un millón de vacunas, cantidad que según el experto en cólera de esa organización, el doctor Dominique Legros, permitirá “una protección completa durante seis meses, (tiempo) suficiente para cubrir la etapa de mayor peligro”, señaló el portal Prensa Latina.

El Centro de Información de las Naciones Unidas (CINU) agregó que es importante que la población haitiana cuente con agua potable, según Legros: “Hemos visto una disminución pronunciada entre el inicio del brote en 2010 y el periodo 2013-2014, pero desde (ese último año) los casos han vuelto a aumentar y en 2016 se han registrado más enfermos que en 2015. La razón es simple: la gente aún carece de acceso a agua limpia”.

Al respecto, y de acuerdo con la OCHA, se estima que en Jeremie, ciudad capital del departamento de Grand’Anse, alrededor de 30 000 personas no tienen acceso a agua potable.

La situación es crítica pero para evitar que la enfermedad se propague en otros países, principalmente en los vecinos, las autoridades ya están tomando medidas. Tal es el caso de República Dominicana, que a través de José Manuel Puello, director de Gestión de Salud de la Población del Ministerio de Salud, pidió a la ciudadanía “atender a  llamados de prevención que (se hacen) sobre el lavado de manos, clorificar el agua (y) lavar los alimentos como frutas y vegetales”, de acuerdo con El Nacional, y añadió que desde la entidad –y como medida estratégica– se intensificará “la vigilancia epidemiológica y la alianza con las instituciones del sector agua para garantizar la calidad e inocuidad del líquido para consumo y uso humano”.