Investigan si el cura que denunció crecimiento del narcotráfico en Tucumán fue asesinado
Share this on

Investigan si el cura que denunció crecimiento del narcotráfico en Tucumán fue asesinado

Juan Viroche, sacerdote argentino que había recibido amenazas por sus denuncias contra el narcotráfico en la provincia de Tucumán, apareció muerto el pasado 5 de octubre al interior de su cuarto en la parroquia Sagrado Corazón de la localidad de La Florida.

Según los primeros resultados de las investigaciones, se trató de un suicidio y no de un asesinato. Así lo consideró el fiscal encargado, Diego López Ávila, quien tras la intervención de Criminalística comentó que “no hay indicios de violencia en el cuerpo que hayan hecho suponer que podría haber tenido algún tipo de altercado con alguien”, replicó La Nación.

Sin embargo, según este mismo diario, el fiscal general anta la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán, Gustavo Gómez, afirmó todo lo contrario: “Yo descarto el suicidio. La personalidad de este sacerdote no daba para esa situación”, y recordó que el cura “había solicitado al arzobispo (Alfredo) Zecca el traslado por las amenazas de las que estaba siendo objeto. Hoy vemos este deceso que se podría haber evitado si se atendían correctamente todos sus temores”, añadió.

Pero a pesar de que la autopsia “determinó que su muerte es compatible con un suicidio”, de acuerdo con Clarín, tanto la Iglesia como vecinos del sector insisten en que el sacerdote fue asesinado, y exigen conocer la verdad y que se haga justicia.

Así lo reiteró monseñor Zecca, que pidió por el “pronto esclarecimiento de la muerte de Viroche” y que esta “triste situación no dé lugar a juicios apresurados o a declaraciones de personas que estén interesadas en utilizar políticamente estos hechos dolorosos”, agregó La Razón.

Ante la gravedad de la situación, López Ávila le dijo a la prensa que “seguirán investigando otras hipótesis y que la División Homicidios de la policía continúa trabajando en la causa”, comentó el Diario La Prensa, que informó que “las fotos que se difundieron horas después de la muerte del sacerdote contrastan con (los) resultados (del peritaje) y despertaron todas las sospechas”.

Luego de dos días de la muerte de Viroche, las autoridades ahora se centran en una grabación que encontraron y que “detalla las amenazas que había recibido, siendo uno de los elementos que utilizarán para reconstruir su muerte”, informó el diario Hoy. “En la grabación, la víctima aseguró que le habían enviado fotos de sus sobrinos por mensajes privados de Facebook, donde le advertían: “¿Estos son tus sobrinos, verdad? Bueno, ya sabés si no te callás?”, agregó.

El cuerpo de Viroche fue enterrado el pasado jueves en el cementerio de Cevil Pozo luego de haber sido velado desde el mismo 5 de octubre en la iglesia Nuestra Señora del Carmen de la misma localidad, en la provincia de Tucumán.

Estas fueron algunas de las reacciones de la gente en redes sociales tras la muerte del sacerdote: