La construcción de un nuevo puerto genera controversia en Panamá
Share this on

La construcción de un nuevo puerto genera controversia en Panamá

El gobierno de Panamá se encuentra planificando la construcción de un nuevo puerto. Pese a que la noticia no fue bien recibida por algunos sectores, las autoridades de ese país cada vez están más próximas a sostener una reunión con los potenciales licitadores.

El nuevo proyecto que impulsa la creación del puerto de Corozal está encaminado en convertirlo en el más grande del pacífico. Para tal fin serían dispuestas cerca de 120 hectáreas cuyo primer tramo esperan que no tome más de tres años en ser construido.

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) compartió un informe en el cual estima que para la instalación del puerto de Corozal serán necesarios “2 081 metros lineales de muelles, patios de contenedores y superestructuras”, que serán intervenidos en dos fases.

La ACP está convencida de que el establecimiento del muelle arrojará beneficios sociales y ambientales para el país. “Durante la operación, la terminal podrá emplear hasta 2 600 trabajadores directos para manejar eficientemente la fase I”, añadió.  Asimismo expuso que “una vez que inicie la fase II, los empleos podrían alcanzar un total de 3 800”.

En cuanto a los beneficios ambientales que señaló la Institución se encuentran por ejemplo:

  1. La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de otras emisiones provenientes de las operaciones del Puerto.
  2. El Empleo de la mejor tecnología disponible para evitar o reducir los impactos ambientales.
  3. El mejoramiento del desempeño ambiental de las estructuras portuarias mientras se maximiza los beneficios económicos en el largo plazo.

No obstante, vecinos y ambientalistas manifestaron inmediatamente su rechazo porque consideran que la creación del puerto pone en peligro no solo el equilibrio del ecosistema sino también la calidad de vida de aquellos que habitan en sus cercanías.

La presidenta de la Asociación de Vecinos de Diablo Heighs, Rocío de Carnero, expresó en diálogo con Radio Panamá que “la manera en que pretenden desarrollar el proyecto es ilícita, en tanto que se pasaría por encima de normativas locales e internacionales”. A su vez agregó que el colectivo social que preside está dispuesto a presentar denuncias ante la justicia con tal de que se cumplan los estatutos ambientales.

Sin embargo, hay quienes al igual que Carlos González De la Lastra —expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (APEDE)— opinan que “el país debe entender que el gran negocio y lo que mueve la economía, son los servicios logísticos y urge, desde hace dos años la construcción de un nuevo puerto”, informó el medio TVN Noticias.

Para el ex titular de APEDE es muy importante lograr la diversificación del puerto y aumentar su capacidad de exportación si se tiene en cuenta que hasta el momento ha actuado prácticamente como un receptor de carga. No obstante, también considera que es importante ampliar la capacidad portuaria de Panamá.

“Los panameños debemos tener una visión compartida de que nuestro negocio es consolidar, distribuir carga y ser el centro neural logístico de la región”

Mientras tanto, la revista Forbes publicó que ya son tres las empresas interesadas en asumir este nuevo proyecto: “PSA International Ltd, Terminal Link, Terminal Investments Limited y APM Terminals”. Según ese medio, las compañías “tendrán hasta el 3 de febrero de 2017 para presentar sus propuestas”.

Por el momento, uno de los desafíos que enfrenta la Autoridad del Canal de Panamá es lograr que las ganancias de los nuevos inversores sean equitativas con las de aquellos que funcionan en el ya conocido puerto de ese país.