Bolivia registra millonarias pérdidas como consecuencia de la peor sequía de su historia
Share this on

Bolivia registra millonarias pérdidas como consecuencia de la peor sequía de su historia

Desde hace varias semanas, e inclusive meses, Bolivia atraviesa la mayor sequía registrada en los últimos 25 años. Este hecho no solo se debe a la falta de precipitaciones en la región, sino también al arriesgado hábito del chaqueo, que consiste en la quema provocada de suelos para supuestamente “limpiar” el terreno y prepararlo para una nueva siembra.

Ambas situaciones han contribuido al agravamiento de la crisis forestal de ese país. Por ejemplo, CNN denunció que “animales escuálidos, tierra resquebrajada y escasez son el rastro” de la delicada situación ambiental que azota actualmente a “ocho de los nueve departamentos” del país.

“Mientras los indicadores económicos proyectan a Bolivia como la economía de más alto crecimiento de la región, a pesar del impacto de la sequía, los agricultores esperan la ayuda gubernamental con las mismas ansias que esperan la lluvia para la campaña de verano”-CNN

Son varios los empresarios  que se han visto afectados por el fenómeno, ya que ante la falta de agua muchos de sus cultivos de maíz, trigo, arroz, entre otros, no prosperan. De igual manera ocurre con los comerciantes que no solo dejan de producir litros y litros de leche a diario sino que también pierden cabezas de ganado ante la hostilidad del clima que impide que se alimenten correctamente.

Desde agosto el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ya advertía la dimensión de la sequía en su cuenta oficial de Twitter:

“Se calcula que las pérdidas en el este boliviano, donde se cosecha el 70 por ciento de los alimentos que se consumen y se exportan en el país, ascenderán a más de 500 millones de dólares”, indicó el diario El País. A mediados de septiembre, ese mismo medio advirtió que “cerca de 135 000 familias, más de 207 000 hectáreas de diversos cultivos y 277 000 cabezas de ganado” se encontraban en peligro.

Ante la sequía el gobierno de Evo Morales ha implementado diferentes medidas de contingencia para hacer frente a la crisis. Por ejemplo, presentó los programas sociales Mi Agua y Mi Riego para favorecer a los campesinos que han tenido que abandonar sus tierras.

Para Prensa Latina, ambos proyectos “buscan garantizar el líquido a la población, facilitar la adecuada y oportuna construcción de obras menores de sistemas de riego que permitan incrementar la producción agrícola y la generación de empleo”.

Sin embargo, es bien sabido que la utilización del chaqueo también agrava el estado de los campos y su actividad agrícola. A principios de este mes se presentó un incendio forestal en el municipio de Samaipata que afectó gran parte de la vegetación del cerro La Patria agravada por las intensas ráfagas de fuego en la zona.  

En esa oportunidad“el alcalde de Samaipata, Flavio López, precisó que lo sucedido fue por el descuido de alguna persona al realizar la quema de un pequeño pastizal” y aseveró que “pedirán a la Policía una acción de oficio para dar con el responsable”, de acuerdo con el diario El Deber.

Por el momento el mandatario Evo Morales mantendrá una reunión con los representantes de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) para establecer los daños y las consecuencias que ha generado la sequía en el país ya que ambas Instituciones manejan en este momento diferentes cifras. Para la CAO las pérdidas representan los 445 millones de dólares, mientras para el ejecutivo rondan los 247 millones.