Comienza renegociación de paz entre gobierno de Colombia y FARC en La Habana
Share this on

Comienza renegociación de paz entre gobierno de Colombia y FARC en La Habana

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, anunció el jueves pasado que había concluido el plazo para recibir las propuestas para modificar los acuerdos de paz con las FARC de parte de los promotores del NO en el plebiscito para refrendar lo pactado inicialmente, pero que terminó siendo rechazado por el pueblo colombiano.

El mandatario advirtió que hay algunas propuestas que son viables y que coinciden con lo negociado en La Habana, otras difíciles mas no imposibles y otras que definitivamente no se podrían implementar. Tal y como lo replicó El Espectador, Santos afirmó que estas últimas “parten de la base, por ejemplo, de que no hay conflicto que solucionar y que –por consiguiente–, no se pueden aplicar ni el derecho internacional humanitario ni la justicia transicional que se creó precisamente para ayudar a resolver los conflictos armados”.

Santos también dijo que el Gobierno ya había establecido con las FARC “un mecanismo de trabajo para revisar (las propuestas) y decidir los ajustes necesarios en el término de la distancia” –de acuerdo con El Colombiano–. “Quiero terminar esto pronto, muy pronto”, afirmó.

Tras el anuncio presidencial, el equipo negociador encabezado por Humberto de la Calle viajó el pasado viernes a La Habana para discutir con su contraparte los ajustes del acuerdo final. Antes de partir señaló que no se debe olvidar lo acordado: “más allá de los temas bilaterales para superar el conflicto, (los acuerdos) contienen iniciativas muy útiles para Colombia. No debemos abandonar el compromiso de recuperar el campo, limpiar la política, contribuir a la superación del problema mundial de la droga, reparar a las víctimas e impartir justicia”, agregó El Tiempo.

En entrevista para este mismo medio de comunicación, el abogado del grupo guerrillero, Enrique Santiago, manifestó que “desde el punto de vista técnico, el nuevo acuerdo de paz es cuestión de días”, pero recalcó que “es muy difícil que las FARC acepten la aplicación de la justicia ordinaria”.

Lo anterior, teniendo en cuenta las críticas que ha realizado el senador Álvaro Uribe sobre la Jurisdicción Especial para la Paz propuesta en los acuerdos. Santiago afirmó que “el señor Uribe tiene una posición descabellada que no concuerda con la voluntad de los sectores que han padecido el conflicto. Su posición es muy respetable, pero no es la de los 6 millones que votaron ‘No’ en el plebiscito”.

Otras propuestas difíciles a renegociar serán la participación de las Farc en la política y la restitución de tierras, puntos con los que el Centro Democrático, partido de la oposición, ha sido enfático en su desacuerdo. Sobre este último, según El Espectador, el partido radicó un proyecto de ley que pretende ordenar “la titulación de la tierra adquirida de buena fe (pues) estimula la formalización y protección de derechos adquiridos”; de aprobarse, se le quitaría el derecho de devolverle las tierras a las víctimas a quienes se las despojaron durante el conflicto armado.

Mientras tanto la incertidumbre sobre una firma de paz definitiva continúa, y el tiempo corre cada vez en contra pues los acuerdos deben quedar listos antes de que finalice el 2016 para que su implementación no se cruce y termine influyendo con el calendario previo a las elecciones del 2018.

Por esta razón, y con el fin de acelerar la renegociación, el domingo viajaron a La Habana Rafael Pardo, alto consejero para el posconflicto; Juan Fernando Cristo, ministro del interior; y Roy Barreras, senador de la República: todos piezas clave para que se cumpla el propósito de Juan Manuel Santos de “tener un nuevo acuerdo muy pronto para poder comenzar a implementarlo”, concluyó El Universal.