Preocupantes matices de xenofobia entre funcionarios públicos argentinos
Share this on

Preocupantes matices de xenofobia entre funcionarios públicos argentinos

En estas épocas dónde está tan presente el tema de los inmigrantes y más aún con la victoria de Donald Trump en los Estados Unidos, surge un nuevo frente en sudamérica. En lo que incluso ha sido comparado con el famoso muro propuesto por el magnate en la frontera con México, Argentina pediría a Paraguay el pago por los servicios de salud que reciben ciudadanos paraguayos del lado argentino de la frontera en el norte de ese país.

Todo se debe a que en días pasados trascendió que la ministra de Salud de la provincia del Chaco, Mariela Crespo, estaría analizando la posibilidad de solicitar al gobierno de Paraguay el pago por cada uno de los pacientes de esa nacionalidad que se atienden en la Argentina.

Si bien la constitución política ampara los derechos de los inmigrantes como el libre acceso a la salud pública, para la funcionaria las consultas que reciben a diario los hospitales públicos de parte de algunos ciudadanos del Paraguay representa gastos significativos en su cartera.

De hecho en información del diario La Capital, Crespo aseguró que al momento de realizar el plan presupuestal de salud, se tiene en cuenta la cantidad de habitantes que no poseen obra social alguna y que por ende requieren de la atención estatal. No obstante, subrayó que existe una demanda significativa que no permite el recupero de gastos, debido a que existe “una importante demanda de pacientes que son extranjeros, ya sea de Paraguay e incluso de algunas zonas cercanas de Brasil”.

Sin embargo, en esta semana la funcionaria salió a desmentir los rumores y reconoció que ambas naciones están trabajando para firmar un convenio con el propósito de incentivar la prestación del servicio de salud de manera recíproca. A su vez, en diálogo con la Cadena 3 aclaró que en ningún momento se pidió un “intercambio monetario”.

Matices xenófobos

A esto se adhirieron las declaraciones de un senador argentino que opinó que el estancamiento económico del país tiene que ver con los inmigrantes. Semanas atrás el senador y jefe del partido kirchnerista Frente para la Victoria Miguel Ángel Pichetto ya había asegurado que la economía de la Argentina no prosperaba por su falta de control en el tipo de personas que ingresan al país.

Primero se atrevió a tildar a los inmigrantes como “resaca”. Después se cuestionó: “¿Cuánta miseria puede aguantar la Argentina recibiendo inmigrantes pobres?”, recogió La Nación. Asimismo, se refirió a los ciudadanos de otros países; a Perú lo relacionó con la delincuencia y por ende el narcotráfico, y también aseguró que en las villas miseria abundan personas de esa nacionalidad. En cuanto a Bolivia, lo catalogó como el “ajuste social” de Argentina.

Por supuesto y como era de esperarse las declaraciones del congresista fueron denunciadas por Ramiro Tapia, el Cónsul de Bolivia en ese país, ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI). Para Tapia, las manifestaciones que Pichetto realizó de manera reiterada son contradictorias porque el senador se olvidó que es “hijo de inmigrantes”, publicó Infobae.

“Antes los inmigrantes eran rubios y de ojos claros y ahora la inmigración son de cabellos y ojos oscuros pero en el fondo somos iguales: seres humanos”