Argentina y su preocupante racha de feminicidios
Share this on

Argentina y su preocupante racha de feminicidios

La muerte de cientos de mujeres en Argentina por razones de género parece no tocar fondo. La situación que vive el país ha llegado a tal punto que en menos de 48 horas se registraron 2 casos fatales en la provincia de Paraná, ubicada a 470 kilómetros de la Capital, que acabaron con la vida de cinco mujeres y un hombre.

Las víctimas, entre las cuales se encuentran cuatro mayores y dos menores de edad, murieron a causa de los tiros y puñaladas propinadas por sus atacantes. En el primer hecho está involucrado el miembro de la Prefectura Naval Orlando Ojeda, que el sábado pasado decidió acabar con la vida de sus dos exparejas.

En cuanto al segundo, el potencial agresor es Juan Pablo Ledesma —de 29 años— que mató a su ex de 23, a las dos hijas de cinco y siete años que tenía con ella y al entonces novio de la mujer.

No resulta extraño que esta realidad que cada día toma más fuerza, en la mayoría de los casos tiene como victimario a la pareja o a un familiar cercano. Hay que mencionar que ante estos fatídicos eventos y los que resultan del maltrato doméstico, una de las justificaciones de las que muchos echan mano tiene que ver con el hecho de si hubo previamente una denuncia.

Tras conocerse los acontecimientos, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich invitó a las mujeres que en este momento padecen la violencia física y psicológica a realizar un descargo ante el primer indicio para lograr detectar el comportamiento del agresor.

Según el Registro Nacional de Femicidios de la Justicia Argentina —en cabeza de la Corte Suprema de Justicia de la Nación—en el 2015 se presentaron 235 muertes por violencia machista. De estas, “al menos el 20 por ciento” de las mujeres había dado a conocer su situación. Por su parte, en el 27 por ciento de los hechos, las víctimas no habían presentado denuncia alguna y en el 53 restante “no fue posible constatar este dato”.

Es bien sabido que la solución no consiste solamente en acudir ante las autoridades sino que también es importante que la víctima efectivamente reciba un acompañamiento certero de parte del Estado. En consecuencia, Bullrich, en diálogo con Radio La Red lanzó una frase contundente: “Necesitamos que los jueces entiendan que esto no es un le pegó una cachetada”.

“Muchos jueces condenan de una manera laxa y terminamos como terminamos”

Hoy en día en Argentina se utiliza el botón antipánico que para el juez o fiscal debe utilizar la mujer u hombre que padece una situación que pone en juego su vida. El uso de este dispositivo permite que toda persona que lo posea y se encuentre ante una situación de peligro, pueda accionar el botón SOS del dispositivo —parecido a un celular— para activar la alarma que reciben las fuerzas de seguridad.

No obstante, la ministra Bullrich reconoció que el ministerio de Justicia adelanta políticas para brindar una mayor protección, y que incluyen al propio denunciado. Según adelantó el agresor estará obligado a utilizar una manilla que mide la distancia que guarda con la víctima.