La inequidad es la principal causa del problema de hambre en América Latina: FAO
Share this on

La inequidad es la principal causa del problema de hambre en América Latina: FAO

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) advirtió que en Latinoamérica no hay escasez de alimentos, sino que su problema de hambre es de “naturaleza política”.

La afirmación fue hecha por su portavoz para Mesoamérica, Tito Díaz, quien a través de un comunicado expresó esa conclusión, advirtiendo que no todas las personas pueden acceder fácilmente a los alimentos pese a la gran producción que hay en la región.

Por esta razón planteó la necesidad de implementar acciones en las que se involucren diferentes actores de la sociedad como gobiernos, sectores públicos y privados, academia y sociedad civil. La invitación la hizo en el marco del Séptimo Foro del Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y el Caribe (FPH-ALC), que se llevó a cabo la semana pasada en Ciudad de México.

El evento, según reza en su página Web, busca “aunar los esfuerzos para aportar desde el mundo legislativo (y así) reducir el número de afectados ante la inseguridad alimentaria y nutricional de América Latina y el Caribe”.

Por eso, tras concluido el certamen, la nueva coordinadora ejecutiva del Frente Parlamentario, la senadora mexicana Luisa Calderón, manifestó la importancia de “consolidar el derecho a la alimentación en la Constitución de cada país y considerar cada elemento que hace que disminuya la injusticia, especialmente en el campo, en donde hay más pobreza”,tal como replicó el Senado mexicano en su página Web.

Para ello, según cita dicho portal, diferentes legisladores del continente firmaron un acuerdo para combatir el hambre y la malnutrición, acordando que dentro de sus principales prioridades se encuentran “el fortalecimiento de la agricultura familiar, campesina, comunitaria, indígena y afrodescendiente, (…) un correcto financiamiento del sector, circuitos cortos de comercialización local, el acceso al agua y (el empoderamiento de) la mujer rural”, así como “reducir la inseguridad alimentaria y nutrición en Haití”.

Vale la pena resaltar que de acuerdo con cifras del Banco Mundial, “cada día, 27 millones de latinoamericanos, alrededor del 5,5% de la población regional, van a la cama sin nada para comer”. Un número considerablemente alto a pesar de que se redujo en los últimos años, pues a comienzos de los 90 “el 14,7% de los habitantes de América Latina y el Caribe sufría de desnutrición”.

Sin embargo, y aunque las Naciones Unidas consideran que el continente es uno de los que más resultados positivos ha obtenido, la desigualdad en su progreso es su principal amenaza. Por eso, la vicepresidenta del Parlamento Pan-Africano, Bernadette Lahai, considera que la cooperación internacional será de gran importancia para fortalecer y profundizar lo hecho hasta ahora con el fin de cumplir con el segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible hacia 2030: “poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, y promover la agricultura sostenible”.