Plan de ajuste impulsado por Temer genera fuertes protestas en Brasil
Share this on

Plan de ajuste impulsado por Temer genera fuertes protestas en Brasil

Ni bien asumió la presidencia de Brasil, Michel Temer dejó muy claro su interés por lanzar un plan de ajuste para avanzar con la política de privatización en el país. Hoy en día, cuando ya entró en la agenda la iniciativa, miles de personas se rehúsan a su aprobación.

En las últimas semanas y a tan sólo unos meses de haber asumido su cargo, Temer enfrenta su primer desafío. Cientos de personas se han movilizado en contra de su plan de ajuste. Como si fuera poco, al menos la mitad de la población no simpatiza con su administración y hay quienes lo señalan de golpista por haber apoyado el juicio político que derivó en la salida del poder de la entonces presidenta Dilma Rousseff.

Ante ese panorama, Temer lanzó un plan de austeridad que pretende recuperar la económicamente a Brasil y atraer la confianza de los inversores en el sector privado. El Nuevo Diario calificó al plan de ajuste como “brutal”, ya que incluye por un lado el corte de salarios a los funcionarios públicos, ampliación en la edad jubilatoria, “el aumento del boleto y el fin de la iniciativa de supervivencia alimentaria”.

Según ese medio, lo que Temer pretende es realizar un recorte presupuestal que le permita ahorrar al menos “8.500 dólares” para hacer frente a la situación que vive Río de Janeiro, “que en julio pasado se declaró en bancarrota”.

Lo concreto es que el plan ya recibió la media sanción en la cámara de Diputados y ahora se encuentra en pleno debate en el Senado, que analiza la aprobación de una enmienda constitucional para congelar el gasto público durante los próximos 20 años.

Sin embargo, algunos congresistas detractores prestaron una propuesta alternativa a la promovida por el presidente. En esta, se plantea la posibilidad de garantizar el aumento del salario “siempre y cuando exista un crecimiento económico en el país”, reseñó La Prensa Latina.

Para algunas organizaciones sociales el ahorro en el gasto fiscal traerá como consecuencia el congelamiento de la inversión pública. Es decir, que en lo que respecta a algunos ámbitos como por ejemplo la educación y salud, se estima que durante los próximos 20 años recibirían el mismo importe.

En consecuencia, cientos de protestantes encabezadas por profesores, estudiantes y organizaciones sociales han frenado a actividad normal de Brasil. Ya se registraron paros de transporte, de entidades bancarias, e inclusive cese de funciones en algunos sectores públicos.

Mientras cerca de mil escuelas públicas y al menos 60 universidades permanecen tomadas por sus alumnos por el ajuste fiscal, el mandatario no solo reforzó y defendió su iniciativa sino que también señaló que se inspiró en la entonces primera ministra de Gran Bretaña, Margaret Thatcher, conocida como ‘la Dama de Hierro’.

En su discurso ante lo líderes de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa que se desarrolla en Brasilia, el jefe de Estado recalcó que “es necesario contener el gasto público porque sólo vamos a poder gastar lo que se recauda”, refirió Ámbito. Allí mismo se habría jactado de haber visto un video en donde Thatcher “defendía el recorte del gasto público, la apertura del sector financiero, las privatizaciones y la flexibilización laboral como parte del plan contra la recesión de su país a fines de los años setenta”.