El 11 de noviembre se sabrá si continúa el diálogo entre Gobierno venezolano y oposición
Share this on

El 11 de noviembre se sabrá si continúa el diálogo entre Gobierno venezolano y oposición

Al gobierno de Nicolás Maduro la oposición venezolana le fijó un plazo: si al 11 de noviembre no hay algún avance concreto en los diálogos que comenzaron el pasado 30 de octubre, la MUD (Mesa de la Unidad Democrática) dará por finalizadas las conversaciones y continuarán ejerciendo presión política.

Así lo afirmó el gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles, en una entrevista con Globovisión: “Si el día 11 del mes 11 no hay claramente resultados, si ese día no se da la fecha de un proceso electoral ni se habla de la liberación de todos los presos políticos, incluido Leopoldo López, habrá fallado cualquier intento de diálogo”.

Capriles también expresó su confianza en la Iglesia Católica, en su máximo representante, el papa Francisco, y en las buenas intenciones que han tenido para conseguir la estabilidad en Venezuela. Precisamente fue el mismo Vaticano el que pidió a la oposición suspender la marcha hacia el Palacio de Miraflores –sede del Gobierno- en Caracas, que estaba programada para el 3 de noviembre, y cuyo fin era exigirle al presidente Nicolás Maduro la entrega de su cargo.

Al respecto, el papa Francisco dio unas declaraciones en rueda de prensa luego de su viaje a Suecia que concluyó esta semana: “El diálogo es el único camino para todos los conflictos. O se dialoga o se grita, pero no hay otra (…) No sé cómo terminará, no sé, porque es muy complejo, pero la gente que está comprometida en el diálogo es gente de una estatura política importante (…) Si Oriente Medio hubiera hecho esto, ¡cuántas vidas se habrían salvado!”, reseñó el portal Radio Vaticana.

La fecha límite que ha puesto la oposición incluye una serie de exigencias que fueron expuestas en rueda de prensa por el alcalde y representante de la MUD, Carlos Ocariz, entre las que se encuentran la designación de los dos nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), la libertad de todos los presos políticos y el regreso de los exiliados, la atención a las víctimas de la crisis humanitaria y “la repetición “en corto plazo” de las elecciones en el estado Amazonas, para restituir la representación de esa entidad en el Parlamento”, replicó el Universal.

Pero la posición del Gobierno y de partidos afines a este no dan señales de una solución rápida y pacífica a la crisis. Jorge Rodríguez, dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), afirmó que el cronograma electoral del 2017 ya está establecido por el CNE y que no se modificará.

Por su parte, Diosdado Cabello, primer vicepresidente del PSUV, criticó el plazo fijado por la oposición y desde la plaza O’Leary, en Caracas, en donde se encontraban algunos simpatizantes del gobierno de Maduro. Cabello declaró: “Ayer, hermano Presidente, la derecha venezolana nos dio un plazo de 10 días para que salgamos corriendo (…) Que esos 10 días les sirvan a ellos para reflexionar y para que se den cuenta que el chavismo llegó para quedarse y que ellos a Miraflores no volverán más nunca (…) Si la derecha insiste en dar un golpe de Estado, este pueblo saldrá a la calle a defender la patria, la revolución y a Nicolás Maduro”, recogió el portal Panorama.

Desde el salón Perú del Palacio de Miraflores,  Maduró también afirmó que “la revolución es irreversible” –según El Universal– y le hizo un llamado al sector opositor a aprender a convivir con ella y dejarse gobernar democráticamente: (…) “Desde aquí les digo que voy a seguir porque el pueblo así lo decidió””, añadió.