El Papa permitió perdonar abortos, ¿pero Latinoamérica no?
Share this on

El Papa permitió perdonar abortos, ¿pero Latinoamérica no?

El anuncio del Papa de darle facultad a los sacerdotes para absolver a quienes hayan abortado, tomó por sorpresa a varios de los feligreses y, por lo menos en América Latina, las reacciones son divididas.

La noticia la dio una vez finalizada la celebración del Jubileo de la Misericordia en la catedral de San Pedro, en Roma, cuando se reveló la Carta Apostólica post Jubileo del Papa -titulada Misericordia et misera– un documento que sirve como guía para la Iglesia católica sobre cómo debe ser su ruta evangelizadora durante los próximos años.

En uno de sus puntos, el Sumo Pontífice resaltó que de ahora en adelante, “para que ningún obstáculo se interponga entre la petición de reconciliación y el perdón de Dios, (concederá) a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto”, replicó el diario La Nación, de Argentina. 

Dicha facultad, en un comienzo solo podían ejercerla obispos con cierto estatus especial. Y si bien es cierto que el Papa ya la había entregado de manera temporal a todos los sacerdotes, desde el 8 de diciembre del 2015 al 20 de diciembre del 2016, su último discurso dio a entender que la decisión podrá prolongarse por lo menos hasta que su papado finalice.

Tras el anuncio, algunos sectores conservadores de países latinoamericanos manifestaron su rechazo. En Chile, por ejemplo, la primera reacción de los representantes de la Iglesia católica fue tajante: “El aborto no nos gusta ni lo queremos”, informó el portal BiobioChile.

Por su parte, en El Salvador, y según un video publicado por CNN en Español, quienes rechazan la decisión argumentan que toda persona tiene derecho a nacer. Vale la pena recordar que en este país el aborto está prohibido en todas sus formas y la pena para quien lo practica o lo asista puede superar los 30 años de cárcel.

También es ilegal en países como Haití, Chile, Honduras, Nicaragua y República Dominicana, mientras que en Argentina, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú, Guatemala, Bolivia y Brasil solo está permitido en tres situaciones: cuando pone en riesgo la vida de la mujer (esta solo aplica en Venezuela), cuando hay malformación del feto o cuando el embarazo es producto de una violación (exceptuando a Paraguay).

En Panamá, por ejemplo, también se permite cuando hay casos de incesto, ,ientras que los únicos países en donde el aborto está despenalizado son Puerto Rico, México (en algunos estados), Uruguay y Cuba, siempre y cuando sea realizado por un profesional de la salud.

En el continente latinoamericano, uno de los más católicos del mundo, se practican al año cerca de 670.000 abortos en la región y las tasas de embarazo en los adolescentes superan a las de África, según cifras entregadas durante la I Conferencia de América Latina y del Caribe para reducir inequidades en Salud Sexual y Reproductiva, que se llevó a cabo hace unos meses en Cartagena, Colombia.

Por eso las palabras del Papa no dejan de causar conmoción, pues tal y como lo señala el portal Cibercuba, para la religión católica el aborto es uno de los pecados más graves que puede, incluso, significar la excomunión. Y hasta ahora, solo un sacerdote podía absolver siempre y cuando fuera autorizado por un obispo o por el mismo Papa.

Vale la pena aclarar que el anuncio del Sumo Pontífice no significa la aprobación del aborto por parte de la Iglesia Católica; eso lo dejó claro, según reseñó el portal paraguayo ABC: “Quiero enfatizar con todas mis fuerzas que el aborto es un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente. Con la misma fuerza, sin embargo, puedo y debo afirmar que no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir, allí donde encuentra un corazón arrepentido”, manifestó.